CNMC

La CNMC advierte que empezará a prohibir a los cárteles presentarse a concursos públicos

Marín Quemada advierte que ya “se acabó que determinadas enmiendas en las leyes lleven el nombre de empresas”.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada Efe

  1. CNMC
  2. José María Marín Quemada
  3. Competencia
  4. UIMP
  5. Fraudes
  6. Multas económicas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMC) ha vuelto a alzar la voz en contra de los poderes políticos y económicos que actúan en contra del libre mercado y el interés general. “En la CNMC tenemos la certeza de que por encima del interés de unos pocos está el interés de todos”, ha proclamado José María Marín Quemada, presidente del organismo. Después de realizar su primera sanción a directivos por montar un cártel, la CNMC está preparada ya para empezar a prohibir a las empresas que se presenten a los concursos públicos.

La CNMC recibió esta competencia de sancionar a las empresas sin presentarse a concursos públicos en el año 2015. Esto significa que si localiza a cualquier empresa actuando en contra de la competencia en un mercado, el organismo podría imponer esta sanción que, en cualquier caso, será “proporcional al daño causado y también disuasoria”. “¿Qué hubiese pasado si cuando desmontamos el cártel de las empresas de recogida de basura que estaban imponiendo precios excesivos a los ayuntamientos de todas España hubiésemos tenido esta competencia? Pues que todos estaríamos aprendiendo más deprisa”, ha asegurado Quemada.

Quemada ha explicado que el daño que genera un cártel a la economía es “enorme”. La sofisticación de estos cárteles ha llegado tan lejos como para que las empresas cartelizadas llegaban a contratar a terceras empresas que las supervisaran para asegurarse de que ninguna de ellas se saltaba los objetivos pactados. Desde mayo, cuando la CNMC sancionó a directivos de las empresas de pañales para adultos por cártel, los directivos también están avisados: “Podemos imponer multas de hasta 60.000 euros”.

Pelea contra el sector público

Marín Quemada ha acudido a los cursos de verano de la UIMP de Santander organizados por la APIE. En este marco ha querido mostrar su firme disposición de luchar contra la comunión de los poderes económicos y políticos para defender unos intereses privados. “Hay que limitar la discrecionalidad del poder político y hay que eliminar la influencia de las grandes empresas que afectan a ese interés general”, ha señalado Quemada: “Se acabó que determinadas enmiendas en las leyes lleven el nombre de empresas”.

El presidente de la CNMC ha denunciado que el Gobierno le ha retirado competencias en los tres años de vida que tiene la institución. “No es mucho pedir que nos asignen responsabilidades y no nos las retiren, ya que en los últimos tres años hemos perdido competencias en los sectores de la energía y las telecomunicaciones”. Dos sectores muy regulados y con empresas que tienen mucho poder. “Lo único que quiero de los gobiernos es que los gobiernos nos dejen trabajar”.

Hay que limitar la discrecionalidad del poder político y hay que eliminar la influencia de las grandes empresas que afectan a ese interés general

“Es inimaginable que el Reino de España tenga tres expedientes abiertos, por ayudas de estado, al sector de las telecomunicaciones y de la energía, hubiera sido tan fácil evitarlo”, ha denunciado Quemada. El presidente de la CNMC ha reconocido que queda mucho trabajo por hacer, pero que el organismo tiene la ilusión de pelear por conseguirlo, porque “la sociedad española se lo merece”

Quemada ha puesto dos ejemplos muy claros de las injerencias del poder político en la competencia, como es el caso de los apartamentos turísticos de la Comunidad de Madrid o las tarifas de Aena. “Que los apartamentos turísticos de la Comunidad de Madrid tengan que estar cerrados cinco días al mes es por la presión de los grupos hoteleros. Se acabó”, ha remarcado.

En cuanto a las tarifas aplicadas por Aena, ha denunciado que se decidan por quien controla el 51% de la propiedad de la empresa, el Estado. En su opinión, tendría que haber un organismo independiente y ajeno a este mercado quien determinara los precios.