CaixaBank La Caixa

Caixabank, a contracorriente: invertirá en su red de sucursales

La entidad va en dirección contraria a Santander y BBVA y apuesta por reforzar su red comercial.

El presidente y consejero delegado de CaixaBank, Isidre Fainé, a la derecha; y Gonzalo Gortázar, izquierda.

El presidente y consejero delegado de CaixaBank, Isidre Fainé, a la derecha; y Gonzalo Gortázar, izquierda. Efe

  1. CaixaBank La Caixa
  2. Banca

Ni Santander, ni BBVA lo van a hacer. Tampoco la semipública Bankia. Por eso el movimiento de Caixabank de reforzar sus estructuras físicas más que las virtuales supone toda una novedad en el sector financiero. “Las fortalezas y resultados del grupo no serían posibles sin el equipo que forma nuestro grupo”, dijo el consejero delegado, Gonzalo Cortázar, en la Junta de Accionistas de la entidad. Acompañado por el presidente, Isidro Fainé, los responsables de la mayor franquicia bancaria en España destacaron la capacidad del banco para integrar otros bancos como Morgan Stanley (2008), Caixa Girona (2010), Banca Cívica y Barclays, completadas a razón de cinco meses cada uno.

La dimensión del banco -más de 5.200 oficinas- mantiene los números previos a la crisis gracias a las adquisiciones, que le han reportado 3 millones de clientes y un 31% más de ingresos. "Tenemos la misma red que en 2007 y queremos invertir en sucursales y el programa de hace 200 oficinas de corte más tecnológico. Tenemos 31% más de ingresos que entonces y 3 millones de clientes más. Y vamos a seguir invirtiendo en ello".

Caixabank cuenta con la red de oficinas más extensa del sector bancario español, por delante de las de BBVA, Santander o Bankia. Se mantiene presente en el 100% de las poblaciones españolas con más de 10.000 habitantes y ha aumentado su presencia en poblaciones de más de 5.000 habitantes. No está precisamente de retirada.

La entidad financiera apuntó que en el periodo firmó 370 prejubilaciones, que le supondrán un ahorro de unos 40 millones de euros en base anual. Sobre la posibilidad de nuevos recortes de plantilla, Caixabank señala que se trata de procesos continuos dentro del grupo y no planes puntuales o extraordinarios. “Tenemos un modelo de negocio único de proximidad y en el que la excelencia en el servicio es una prioridad. Esto no sería posible sin un equipo de primera clase”, apuntó Cortázar.

Nuevas sucursales, cierre de oficinas

Según datos a 31 de diciembre, el grupo dispone en España de una red de 5.211 oficinas en 264 ventanillas de atención al cliente y 17 sucursales en el extranjero. El grupo bancario está desplegando ahora un nuevo tipo de oficinas denominadas Store: ya tiene 13 activas dentro de un plan para abrir hasta 200 nuevos centros en los que se pretende impulsar la atención personalizada a los clientes.

“En un entorno económico cada vez más competitivo, las entidades financieras necesitan innovar para crecer. En CaixaBank se ha hecho una apuesta estratégica por las tecnologías de 'Big Data' en el Plan Estratégico 2015-2018, en un proyecto conjunto con la multinacional estadounidense IBM, principal proveedor informático de la entidad”, señala en su memoria. En este sentido, la inversión total de CaixaBank en tecnología alcanzó los 265 millones de euros, de los cuales 64 millones se corresponden con investigación y desarrollo.

La estrategia del grupo pasa por hacer funcionar a los canales digitales en simbiosis con la red de oficinas. Según sus datos, más del 90% de la operativa total de Caixabank se realizó a distancia y el 63% de ellos fueron procesos por Internet en el móvil y los cajeros.

Por ejemplo, el 20% de los fondos de inversión contratados lo fueron por Internet, alrededor del 18% de los préstamos personales y un 13% de los planes de pensiones, según una de las presentaciones de la entidad. La banca ‘online’ de Caixabank (Línea Abierta) registró 2.567 millones de operaciones durante 2015 entre sus 4,8 millones de usuarios activos.

Pero en opinión de Gortázar, la presencia física del banco es básica a la hora de la diversificar su actividad financiera. Su alianza con Mutua Madrileña en seguros es un ejemplo de ello: el 75% de las ventas de nuevos seguros de SegurCaixa Adeslas se originaron en la red de oficinas de la entidad. El razonamiento es claro: para poder vender otros productos no bancarios es esencial la vinculación con el cliente. Caixabank dijo que cuenta con una de cada cuatro nóminas españolas. “Esto nos da la suficiente confianza y conocimiento para poder prestarles dinero”, dijo el consejero delegado.

Incertidumbres

Los resultados de la entidad en el arranque de año fueron peores de lo previsto. La acción cayó este jueves un 3%, hasta 2,73 euros. La entidad ganó 273 millones de euros, un 27% menos que en 2015, debido a la ausencia de los más de 600 millones de créditos fiscales que se anotó por absorción de Barclays. Para Caixabank, como para el resto del sector, el negocio típico bancario -cobrar por los créditos y pagar por los depósitos- atraviesa uno de sus peores momentos. Se encuentra roto por el escenario de tipos de interés negativos. La entidad que dirigen Cortázar y Fainé no es ajena a este escenario, si bien, en su caso, un 43% del negocio depende de la venta de seguros y de las transacciones y medios de pago, un modelo algo diferente a sus competidores.

"Mejorar la rentabilidad en este entorno, muy complejo, requiere foco en el cliente, una plantilla motivada, agilidad y calidad en la atención al cliente, sentido de anticipación, masas críticas que permiten economías de escala y una amplia gama de productos y servicios, una política estricta de contención de costes y acciones comerciales continuadas por parte de todos los equipos”, señaló en la maratoniana reunión con los accionistas Fainé.Asimismo, Fainé pronosticó que este año será “ligeramente mejor” que el 2015, pero advirtió de riesgos, como la evolución de las economías emergentes más vulnerables, el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea y los efectos de las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos. "Tanto el año pasado como este, esperemos que España lidere esta fase de recuperación entre las grandes economías del área (...) Contamos con un buen punto de partida para el 2016, año en el que esperamos que la economía avance a un ritmo sólido, cercano al 2,8%”, añadió, gracias a la demanda interna y a la aportación creciente del sector exterior.