Déficit público

El Gobierno se salta el objetivo de déficit y no cumplirá con Bruselas hasta 2018

El objetivo para este año era llevar el déficit hasta el 2,8% pero reconoce que tardará dos años más en conseguirlo.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos Efe

  1. Déficit público
  2. Objetivo de déficit
  3. Deuda pública
  4. Gasto público
  5. Luis de Guindos
  6. Ministerio de Economía
  7. Ministerio de Hacienda
  8. Cristóbal Montoro

Nuevo reajuste en los objetivos de déficit. El Gobierno en funciones enviará a Brusleas antes de final de mes sus previsiones macroeconómicas que contemplan un déficit público del 3,6%, frente al 2,8% estimado inicialmente, y del 2,9% para 2017. De esta manera, tardará un año más de lo previsto para colocarlo por debajo de la barrera del 3% y no cumplirá con el ojbetivo para este año hasta 2018. El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha señalado que estas nuevas cifras se han comentado con Bruselas, que las ve "realistas". Sin embargo, confirma que no han sido acordadas oficialmente con las instituciones europeas.

Este reajuste llega unos días después de que se confirmara el cierre de 2015 con un déficit público del 5% del PIB, ocho décimas por encima de lo previsto, como consecuencia fundamentalmente de la desviación de las comunidades autónomas y de la Seguridad Social.

Este desfase, sumado al que se prevé para 2016, ha llevado a la Comisión Europea a exigir a España nuevos ajustes presupuestarios. De hecho, el pasado viernes el Consejo de Ministros ya aprobó un acuerdo de no disponibilidad del gasto para este ejercicio de 2.000 millones de euros, y se han impuesto limitaciones de gasto a las comunidades autónomas.

"Comentado" con Bruselas

Antes de la comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha confirmado que esta nueva senda de reducción del déficit público sólo se ha "comentado" con Bruselas, que la ve "realista", aunque no ha sido acordada oficialmente con las instituciones europeas.

 "[Las instituciones comunitarias] tienen que sacar sus previsiones de primavera a principios de mayo, pero [Moscovici y Dombrovskis] ven realista el cuadro macroeconómico", ha afirmado el ministro, que indica que el Programa de Estabilidad recoge un crecimiento del PIB del 2,7% y el 2,4% respectivamente este año y el próximo, "en línea" con el consenso del mercado y el Fondo Monetario Internacional (FMI), y algo por debajo de lo que se preveía hasta ahora.

En este sentido, De Guindos ha explicado que este recorte de las previsiones de crecimiento se corresponde a la "desaceleración global" que se está experimentando, y que "afecta a la economía española, pero menos que a los socios de la Eurozona". "Dentro de un contexto más pesimista de la economía mundial, la economía española se comporta diferencialmente mejor", ha insistido.

Preguntado sobre si la corrección de los objetivos de déficit y PIB supone un reconocimiento de que sus previsiones iniciales eran demasiado optimistas, De Guindos ha recordado que el Gobierno del PP fue "más pesimista" en relación con el crecimiento, que "finalmente fue mejor del previsto" y que simplemente se han constatado algunas "desviaciones".

Unas desviaciones "del conjunto de las administraciones públicas" por las que el ministro en funciones "no echa la culpa a nadie", y que se corregirán gracias al ciclo positivo de la economía, a las medidas de no disponibilidad de gasto por 2.000 millones de euros avanzado el viernes en el Consejo de Ministros y a la aplicación de la recomendación autónoma.

"Nadie puede decir que España no ha hecho un esfuerzo muy importante en la reducción del déficit", ha insistido, asegurando que gracias a estas correcciones se podrá dejar el déficit en el 3,6% a finales de este año. En este sentido, ha reconocido que el margen de consolidación fiscal de 2016 y 2017 se repartirá entre el Estado y las comunidades autónomas, aunque aún no se han decidido los objetivos definitivos.

Así, de momento sólo se ha "señalado" el nuevo objetivo global del conjunto de administraciones públicas, y la distribución concreta --que "no tiene que ser al 50%", ha precisado-- no se conocerá hasta que se apruebe "definitivamente" el Programa de Estabilidad, antes de enviarlo a Bruselas este mes de abril.

Por último, De Guindos ha asegurado que "por el momento no se ha notado absolutamente nada" en los indicadores económicos por la falta de un nuevo gobierno y la prolongación de la situación de interinidad del actual Ejecutivo.