Amnistía fiscal

Los papeles de Montoro: Panamá es el 0,9% de los 126.300 millones de euros en el extranjero

El ministro en funciones relativiza el dinero oculto en Panamá frente al volumen total de patrimonio de españoles en el extranjero.

El responsable de Hacienda del Gobierno reveló este jueves ante la Comisión del Congreso que la Agencia Tributaria (AEAT) tiene registrados a 192.000 españoles, “con nombre y apellidos”, que declararon un patrimonio de 126.300 millones de euros fuera de España. Tras la amnistía fiscal de 2012, más de 26.000 españoles se sumaron a esa lista de declarantes. Ante estas cantidades, el dinero de españoles depositado en sociedades de Panamá (1.139 millones) supone un 0,9%. No se trata propiamente de dinero opaco o residente en paraísos fiscales, ya que desde 2011, el país centroamericano no tiene esta consideración en España.

Montoro quiso poner en contexto las cifras sobre el dinero oculto en los papeles de Panamá, la filtración de documentos liderada por el consorcio de periodistas ICIJ en colaboración con medios como El Confidencial o La Sexta. La filtración de estos documentos ha colocado en el disparadero a grandes nombres de la sociedad española como la tía del Rey Felipe VI, Pilar de Borbón, el futbolista Leo Messi, el actor Imanol Arias, el director Pedro Almodóvar o, de momento, a la familia Carceller, entre otras.

No hay cifras oficiales sobre el dinero español residente en paraísos fiscales. No obstante, un informe de Oxfam estima que la inversión española hacia paraísos fiscales creció un 2000% en 2014 y que el 1% más rico de la población concentra más riqueza que 35 millones de personas. En términos globales, la organización asegura la riqueza individual oculta en paraísos fiscales alcanza los 7,6 billones de dólares, "lo que supone una pérdida de 190.000 millones de dólares más cada año en ingresos fiscales para los Gobiernos que destinar a la educación y salud de los más pobres".

"Celebro que se publiquen nombres"

“Ahora sí están pagando impuestos”

Cuestionado por el fraude fiscal de las grandes fortunas, Montoro sacó pecho por la amnistía fiscal que puso en marcha su gobierno en 2012, que permitió a 29.065 personas y 618 empresas regularizar dinero evadido en el extranjero sin penalización judicial. “Fue la ley antifraude más poderosa que ha tenido España. Ahora sí están [el dinero evadido] pagando impuestos, ya veremos si de forma completa porque las investigaciones de la Agencia Tributaria lo tendrán que ir comprobando”, señaló.

Por eso, como ministro de Hacienda y APP, celebro que se publiquen los nombres, lo digo con toda claridad. Lo celebro porque yo no puedo hacerlo porque estoy sujeto a la confidencialidad de la Ley General Tributaria

“Eso lo que viene a significar es que, en un asunto como el que se está conociendo ahora como los papeles de Panamá, buena parte [de los protagonistas], como ellos mismo lo están declarando, lo han regularizado. Es importante que los españoles sepan que ahora están pagando impuestos, ya veremos si de forma completa porque las investigaciones de la Agencia Tributaria lo tendrán que ir comprobando. Ya veremos la disposición de las autoridades panameñas. Estamos en ello”.

“Por eso, como ministro de Hacienda y APP, celebro que se publiquen los nombres, lo digo con toda claridad. Lo celebro porque yo no puedo hacerlo porque estoy sujeto a la confidencialidad de la Ley General Tributaria, que por cierto es común a todos los países del mundo. Cuando aparecen o lo declara el que se ha acogido (a la regularización) yo lo celebro, para que lo conozca la opinión pública, pero también hay que saber que se está corrigiendo (...) y están pagando impuestos en esta legislatura. (...) Nunca antes habíamos tenido en la AEAT este relato con nombres y apellidos, y esto ha ocurrido en esta legislatura y ahora se están pagando impuestos”.

“Si valoro que se publiquen nombres, también valoro que quien tenga información lo lleve a las autoridades y no sólo lo difunda. Tiene la obligación de hacerlo”, dijo.

La aministía fiscal de Montoro

La amnistía fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy fue un plan anunciado en el verano de 2012 para abrir una ventana fiscal que permitiese a los grandes patrimonios españoles la repatriación de capitales a España sin causa penal. Las rentas objeto de declaración serán las obtenidas hasta el 31 de diciembre de 2010. La forma de regularización fue mediante el modelo de declaración 750, documento que permitió registrar a los nuevos contribuyentes que hasta entonces no pagaban impuestos por los rendimientos de esas propiedades.

El impuesto del 10% para su regularización quedó finalmente en el 3%, de manera que en lugar de recaudar 4.000 millones, la cifra se quedó en 1.200 millones. La justificación que se dio para ese perdón a algunos defraudadores fue la escasa aceptación que tuvo la amnistía fiscal en un primer momento, que permitía poner al día rentas no declaras y obtener un indulto fiscal.

Hasta enero de 2013, cuando venció el plazo para las regularizaciones masivas de los grandes patrimonios, el fisco logró ‘convencer’ a 29.065 personas y 618 empresas para que pagaran aquel peaje a cambio de limpiar su historial de potenciales delitos fiscales. Por esa alfombra roja al dinero aparcado en países como Suiza, Panamá y otros paraísos fiscales desfilaron grandes fortunas como la familia Del Pino (Ferrovial) o la familia Botín (Santander), que pagaron multas a Hacienda a razón de 200 millones de euros cada uno para regularizar su patrimonio oculto.