Irina Vega.

Irina Vega. Redes sociales

Famosos FEMINISTA E INNOVADORA

Irina Vega, la actriz que lucha por un porno más justo, ético y creativo

Cansada de lo convencional, la actriz valenciana puso en marcha hace ya diez años su web de contenido para adultos con una fórmula más igualitaria entre hombres y mujeres. Hoy es todo un éxito.

Ane Olabarrieta

El desnudo de Irina Vega (34 años) es uno de los protagonistas que dejan las portadas de los kioscos de este lunes. Se trata de una mujer que en los últimos meses ha cogido gran peso en el mundo del ocio para adultos gracias a su innovadora y creativa web Altporn4U. Vega es la dueña y fundadora de este espacio de porno alternativo que destaca por dar una nueva visión y gestión a esta disciplina tanto en el aspecto visual como en las propias tripas del negocio. 

Esa novedad de la que puede presumir Irina se consigue al añadir creatividad y arte al producto del porno en su puesta en escena. Tanto es así que se ha adentrado en la innovadora apuesta de la realidad virtual. En su novedosa forma de ver el porno, la valenciana ha contado varias veces con la presencia de la famosa actriz del género adulto, Amarna Miller (26), que también es muy conocida por su faceta activista.

Irina Vega posa en ropa interior.

Irina Vega posa en ropa interior. Redes sociales

Su calificado como "porno ético" sí parece haber atraído a una gran audiencia, ya que cerró el año 2016 con más de 800.000 usuarios en su web. Por ello, Vega es esta semana la persona escogida para la portada de la revista Interviú donde también ha hablado de su proyecto empresarial: "En el porno alternativo se apuesta por la igualdad entre géneros. El hombre y la mujer se muestran en un plano similar a la hora de representar su placer. Y hombres y mujeres cobran lo mismo".

Irina quiere concienciar sobre la buena labor que puede realizarse desde el negocio del porno. La actriz asegura que en España no hay regularización laboral en este tipo de trabajo y por eso no ha dudado en poner en marcha su propia productora donde es ella la que pone las reglas y se preocupa por la adecuada y transparente gestión de su labor, un modo de trabajo que ella cree que debería extenderse a todo el sector.

Su deseo de emprendimiento llegó debido a que para Irina lo convencional es ya "aburrido", por lo que decidió innovar y hacerlo de la manera que a ella le parecía más justa. Su faceta de rebeldía ante lo establecido le viene desde pequeña, pues afirma que aún no ha superado "la edad del pavo" y sigue luchando contra una sociedad que, según ella, "está gobernada por estúpidos y depredadores".

No esconde nada de lo que siente y piensa, y afirma que siempre fue así de directa. Se define como "muy ansias" a la hora de experimentar cosas nuevas y que incluso el primer beso que dio no fue con el chico que le gustaba porque solo buscaba probar. Se presenta como una gran amante de los animales, lo que le hizo plantearse ser veterinaria, pero de nuevo su rebeldía se manifestó y decidió probar por otro rumbo. Gracias a esa curiosidad por lo novedoso se ha convertido hoy en la creadora del futuro del ocio para adultos.

Irina siempre quiso hacer algo novedoso en su profesión.

Irina siempre quiso hacer algo novedoso en su profesión. Redes sociales

A pesar de ser una mujer consciente de los nuevos tiempos y de hablar con libertad de los tabúes, aún le resulta difícil expresarse "con naturalidad sobre sexo" con su entorno familiar, cosa de la que habla con fluidez dentro del gremio. Es, también, muy perfeccionista y ve sus escenas "mil veces", porque le "gusta analizarse y ver qué hace bien y qué mal, para mejorarlo". Esa perseverancia y su manera de imponer la ética en un oficio sobre el que todavía pesan algunos prejuicios le ha hecho ganar varios galardones y ser una de las mayores 'justicieras' por el futuro del porno.