La fabricación de vehículos cerró durante el mes de marzo un débil primer trimestre de 2021. Durante el tercer mes del año sólo el segmento de los eléctricos aumentó su volumen de unidades producidas en comparación al mes anterior.

Noticias relacionadas

Según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), el 8,2% de los vehículos fabricados en España en febrero fue eléctrico, híbrido enchufable o de gas natural.

En total, los vehículos de motorizaciones alternativas acumularon 18.564 unidades, una cifra significativamente inferior a los 20.158 alcanzados el pasado mes de febrero. La caída de los híbridos enchufables ha hecho retroceder al segmento de los vehículos electrificados que se quedan en 16.654 unidades frente a las 18.174 del mes pasado. Un dato que ha provocado que su cuota pierda un punto al pasar del 8,3% en febrero al 7,3% en marzo.

Las buenas noticias han venido de la mano de los vehículos eléctricos. El pasado mes de marzo se produjeron un total de 7.325 unidades frente a las 5.685 de febrero. Un total de 6.703 fueron turismos lo que consolida su cada vez mayor peso en las plantas españolas. 

En este sentido, destaca el avance de la cuota total de lo fabricado en España. Frente a un contexto de producción estancada los eléctricos van ganando terreno. Desde el pasado mes de septiembre la cuota de este tipo de vehículos ha ido creciendo pasando del 2% al 3,2% de marzo. 

Mal mes para los híbridos enchufables

Por el contrario, los híbridos enchufables sufrieron un importante frenazo durante el tercer mes de 2021. Este segmento alcanzó una cuota del 3,7% el pasado mes lo que supone una caída importante al pasar de las 12.203 unidades producidas en febrero a las 8.417 el pasado mes. 

Los híbridos enchufables han visto como su cuota caída después de enlazar meses de crecimiento sostenido. En este caso, del 5,6% de febrero pasaron al 3,7% en marzo.

Por su parte, la fabricación de híbridos no enchufables se multiplicó. Alcanzó las 912 unidades frente a las 286 de febrero. Por último, los vehículos de gas llegaron a las 1.910 unidades, una cifra ligeramente inferior a los 1.984 vehículos de este tipo producidos en febrero.

Mes débil del conjunto de la producción

Durante el tercer mes del año la producción de vehículos ha alcanzado las 226.958 unidades fabricadas, una cifra ligeramente superior a las 217.065 unidades de febrero pero que supone una caída del 13,3% respecto al mismo mes de marzo de 2019. La comparación con 2019 en lugar de 2020 viene condicionada porque durante el mismo mes del pasado año las fábricas de automoción cerraron 10 días laborables por la primera embestida de la pandemia. 

Este mal comportamiento responde a la combinación de dos factores que ha arrastrado la industria durante todo 2021: la menor demanda por parte de los mercados europeos, en especial del propio mercado español, y las paradas provocadas por el desabastecimiento de chips en las fábricas. A lo largo del primer trimestre de 2021, se han producido un total de 662.224 unidades, que representa un retroceso del 12,5% respecto al mismo periodo de 2019.

El problema de los semiconductores está durando más de lo estimado por los fabricantes en un primer momento y hay previsiones que apuntan que se alargue varios meses más. A este condicionante, hay que añadir que los principales mercados europeos, que siguen sin alcanzar todavía los ritmos de ventas de 2019, anteriores a la pandemia.

Las fuertes caídas acumulada en el primer trimestre de 2021 (en comparación con 2019) de Francia (-20,2%), Alemania (-25,4%), Italia (-16,9%), Reino Unido (-39,3%) y, sobre todo, del mercado nacional con un retroceso del -41,3%, están marcando la lenta recuperación de la producción de los vehículos en España. No hay que olvidar que uno de cada cuatro vehículos que se compra en España se fabrica aquí por lo que la recuperación del mercado nacional es capital para las fábricas.

Así las cosas, se cierra un primer trimestre para olvidar para las plantas de fabricación de vehículos en España. Se espera que entre abril y junio comiencen a notarse mejoras en la demanda debido a la puesta en marcha de importantes planes de estímulo en toda Europa. Un cambio de ciclo que debería acelerar en el segundo semestre, periodo en el que la industria del automóvil ha puesto todas sus esperanzas.