Pedro Sánchez ha viajado este lunes a París, para celebrar in situ, en la sede de la OCDE, los 60 años de una de las instituciones de cooperación internacional más antiguas del planeta. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ha sido, un mes después de acoger en Moncloa la celebración de los 75 años de la ONU, una nueva oportunidad del presidente para codearse con grandes líderes mundiales.

Para el Gobierno español es clave la apuesta por el multilateralismo", al punto de que el jefe del Ejecutivo estaba invitado a un panel de discusión con grandes líderes como el presidente francés, Emmanuel Macron, junto a quien ha dado el discurso inaugural.

En su intervención, Sánchez ha planteado la necesidad de unas "reglas comunes a nivel global para una movilidad internacional segura", un elemento que sería clave para la recuperación económica de nuestro país tras la crisis socioeconómica que ha provocado la Covid-19.

El presidente ha anunciado que nuestro país empezará a trabajar en breve con el resto de miembros de la OCDE en el desarrollo y coordinación de una estrategia armonizada para la reapertura de fronteras de forma segura

El plan consta de tres puntos principales. Los países deberán acordar un protocolo que indique de forma clara qué pruebas, certificación y cuarentena se requieren en diferentes circunstancias epidemiológicas en el país de origen y destino y el modo de viaje. También será necesario consensuar la documentación y los procedimientos necesarios para viajar y las autoridades emisoras reconocidas en el país de origen.

Finalmente, los países deberán establecer un reconocimiento mutuo de las pruebas de diagnóstico, que pueda estar respaldado por una plataforma segura que cumpla con la privacidad, y que acabe permitiendo la reapertura de fronteras sin la necesidad de una cuarentena.

España ha decidido impulsar desde este organismo multilateral la iniciativa para lograr una mayor coordinación multilateral en el diseño de la estrategia ya que la OCDE puede complementar los foros europeos incorporando a la mesa a actores internacionales tanto públicos como privados. Los resultados de esta iniciativa se recogerán en una propuesta que se presentará en una conferencia de alto nivel a principios de febrero de 2021.

España, que ha ostentado durante 2020 la presidencia rotatoria de la Reunión Ministerial del Consejo de la OCDE, había planteado la necesidad de que se trabaje desde la Organización en el establecimiento de un marco de referencia para una movilidad internacional segura.

"Estos protocolos permitirán una movilidad internacional segura, a pesar de los retos que nos plantea el entorno sanitario actual hasta que las vacunas estén plenamente desplegadas y los viajes transfronterizos y el turismo puedan volver a la normalidad", ha señalado Sánchez durante su intervención en el acto inaugural de las celebraciones de la OCDE.

Acto inaugural 

Ante el secretario general de la institución, Ángel Gurría, Sánchez pronunció un discurso de apertura junto al presidente francés Emmanuel Macron, y después participó en un debate público con la presidenta de la Comisión Europea, Urusla von der Leyen; el del Consejo Europeo, Charles Michel; la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern; y el presidente de Colombia, Iván Duque.

Sánchez defendió la apuesta internacional por la solidaridad en la lucha contra la pandemia del coronavirus. "La transición ecológica significa empleo, prosperidad y crecimiento", defendió Sánchez al ser inquirido sobre o que se puede hacer en los próximos 12 meses en políticas contra el cambio climático. "Mi objetivo político siempre es convencer a la gente de esto... y ese desafío se acelera con la crisis de la Covid".

El presidente español, en su intervención inicial, había pedido reforzar las instituciones multilaterales, como la Organización Mundial de la Salud. "En la UE hemos entendido que la colaboración desde el principio, y esperamos que el regreso de Estados Unidos a esta institución sea de ayuda".

En ese punto, Sánchez fue preguntado sobre si él está seguro de que EEUU estará de vuelta tras la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca: "La verdad, nunca entendí la visión de Trump culpando a la UE y señalándola como un enemigo de EEUU", dijo Sánchez entre risas. "Al contrario, como hemos hablado en el último Consejo, la Unión Europea es un socio para os estadounidenses, un amigo, como lo somos de Latinoamérica... y ésa es una parte del continente con la que tenemos que unirnos con más fuerza".

Von der Leyen, de hecho, apuntó a que "la agenda verde" de Biden es una esperanza para la Unión. "China y EEUU son claves en este aspecto", apuntó Michel. "Porque el cambio climático debe ser un lenguaje común, aunque no somos ingenuos, no todo va a cambiar de un día para otro con el nuevo Gobierno estadounidense". De la misma opinión fue Ardern, "quizás el de Biden vaya a ser un Gobierno más previsible en algunos puntos, pero no todo será distinto desde el día uno". 

Macron, por su parte, había destacado en el discurso inaugural que el primer test para la recuperación y el refuerzo del multilateralismo en el mundo será la colaboración de facto en la lucha contra la Covid: "Si conseguimos trabajar juntos para que todos tengamos éxito con las vacunas, haremos un gran trabajo a corto plazo con enormes consecuencias a largo plazo", apuntó. Y añadió que el segundo paso será "la lucha contra el cambio climático". Para el presidente francés, "estos dos aspectos reclaman la colaboración planetaria, con la base en la ciencia y en los valores de la UE".

Ardern apuntó al "enfoque del bienestar" en la lucha contra la pandemia. "Tenemos un océano alrededor nuestro", admitió con sonrisas la primera ministra neozelandesa, "y nos pudimos permitir ese enfoque de que no hay economía sin nuestra gente". Michel abundó en este objetivo: "El año que viene tenemos un cumbre importantísima, con enfoque social, en Portugal, porque la lucha contra la desigualdad va de la mano con la lucha contra la pandemia".

El presidente colombiano Duque hizo hincapié en la recuperación económica de su país, "liderando la reducción de la grieta de género y reconvirtiendo nuestra economía a una estructura verde por la vía de la digitalización". Duque, presidente del país recientemente unido al club de la OCDE como 37º miembro, se mostró orgulloso de trabajar "de la mano" con la institución.

Cambio de paradigma

Durante la ceremonia, el presidente español ha celebrado que cuestiones como la digitalización, el crecimiento inclusivo, la igualdad de género y el cuidado del medio ambiente hayan entrado en el discurso de la OCDE y a través de ella en otras organizaciones internacionales.

Asimismo, Sánchez ha afirmado que el sexagésimo aniversario de la OCDE llega en un momento de incertidumbre en el que la idea de que el crecimiento económico llega a todos los sectores de la sociedad de manera automática ha quedado desacreditada, en el que la clase media está en retroceso y las condiciones de los trabajadores están empeorando, "tendencias que se deben contrarrestar mientras se hace frente a los desafíos de la pandemia de Covid-19 y del cambio climático".

"Este contexto requiere un nuevo modelo de crecimiento que combine la igualdad de oportunidades, incluyendo la igualdad de género, la cohesión social y territorial, la innovación tecnológica y la sostenibilidad medioambiental", ha explicado Sánchez.

En este sentido, el presidente español ha defendido que este nuevo paradigma deberá sustentarse sobre tres pilares, incluyendo en primer lugar un nuevo enfoque en el que la inversión pública y su efecto arrastre sobre el resto de la economía sea el principal facilitador del desarrollo económico, así como la reducción de las desigualdades para asegurarse de que nadie se queda atrás en la recuperación; y un multilateralismo renovado.

"Creo firmemente en el multilateralismo", ha afirmado el presidente español, quien ha destacado la postura europea de compartir ideas y actuar unidos. "Una pandemia va más allá de ideologías, géneros y fronteras", ha subrayado, añadiendo la importancia de avanzar y reforzar instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la OCDE, que ha sido de gran ayuda para encontrar información y compartir conocimientos.