Dar el paso hacia el mundo de la inversión conlleva diferentes consideraciones a tener en cuenta. Analizar el perfil inversor, la tolerancia que se está dispuesto a asumir y, por supuesto, marcarse un objetivo financiero para el futuro serán claves para tener éxito en los mercados financieros. 

Noticias relacionadas

Pero, además de todo ello, un aspecto importante es planificar qué cantidad del ahorro mensual se destina al ahorro y qué importe se utiliza para la inversión a largo plazo, ya que contar con una parte de liquidez será necesario para afrontar imprevistos. 

Este punto es fundamental, pues será, en muchos casos, el primer objetivo de quienes empiezan a invertir. Pero, con un ahorro periódico de 500 euros mensuales, ¿cuáles son los productos que se deben contratar para maximizar el dinero en menor tiempo? Y, además, ¿qué cantidad debería ir a la cuenta corriente y cuál a los mercados financieros para evitar riesgos? 

Beneficio a largo plazo

Ahorrar de manera periódica una cantidad determinada durante varios años permitirá crear un colchón financiero de manera más rápida. Para este tipo de objetivos, por lo general, los expertos recomiendan tener entre seis y 12 meses de gastos fijos en ahorro. Así, si, por ejemplo, esos gastos fijos se sitúan en 1.500 euros mensuales, se debería tener un colchón de entre 9.000 euros y 18.000 euros. ¿Y cómo ahorrar esa cantidad? 

Si se deciden poner en los mercados 300 euros mensuales y dejar 200 euros en la cuenta corriente, se podrían llegar a tener los 18.000 euros en menos de dos años y medio. Por la parte del ahorro, con una aportación a la cuenta de 200 euros mensuales, en apenas tres años se tendrían unos 7.200 euros (sin tener en cuenta la inflación).

En los mercados financieros, si se invierten 300 euros mensuales de forma periódica en productos como fondos de inversión, en tres años se tendrían alrededor de 12.500 euros (estimando una rentabilidad media del 9,24%, según la herramienta de inversión a largo plazo de Finect), por lo que ya se habría cubierto el colchón para imprevistos.

¿Qué productos son recomendables?

Ahora bien, para conseguir el objetivo de tener un colchón de emergencias a través del ahorro periódico existen algunos productos que son más adecuados para ello. 

Uno de ellos son los fondos de inversión. Así lo explica Mari Carmen Muñoz González, agente financiero de GVC Gaesco. “Una buena opción son las aportaciones periódicas a fondos de inversión. Hay que elegir muy bien los fondos en los que se invierte en función de cuándo vas a necesitar ese dinero, aunque en la mayoría puedes retirar la inversión en dos o tres días”, apunta. 

Dentro de los fondos existe una gran variedad de productos, aunque para un objetivo a corto plazo, los fondos de renta variable pueden ser la mejor opción si se está dispuesto a asumir riesgo. En este punto habrá que tener en cuenta las comisiones

No obstante, si lo que se busca es un producto con costes reducidos que no implique un gran seguimiento, los fondos indexados, que replican a un determinado índice de bolsa, pueden ser la mejor opción, ya que no requieren de gestión activa por parte de un equipo gestor.

Además de este tipo de productos, otra opción con la que poder llevar a cabo la práctica del ahorro periódico y obtener rentabilidad son los seguros de vida-ahorro, en concreto, los unit linked. “Con dicho producto puedes conseguir, desde esas aportaciones periódicas, una cartera de fondos gestionada discrecionalmente por profesionales, en función de tu perfil de inversión”, apunta Julio Culebras Vázquez, de Mapfre Gestión Patrimonial Asesores.