Cuando Steve Jobs, que murió el 5 de octubre de 2011, dejó definitivamente su cargo como máximo responsable de la multinacional a la que había rescatado tras casi desaparecer, insistió en que fuera Tim Cook el que le sustituyera.

Noticias relacionadas

Tim Cook, de formación ingeniero industrial, se unió a Apple en marzo de 1998 como vicepresidente de Operaciones Globales, ascendiendo con los años a vicepresidente de Ventas Globales y Operaciones primero, y a  gerente general después, asumió el cargo de director ejecutivo interino en ocasiones puntuales desde 2009, debido a los tratamientos médicos de Steve Jobs

“Siempre he dicho que si llegara un día en que ya no pudiera cumplir con mis deberes y expectativas como CEO de Apple, sería el primero en hacérselo saber. Desafortunadamente, ese día ha llegado". Fue con estas palabras que el icónico cofundador de Apple, Steve Jobs, anunció su renuncia hace diez años, el 24 de agosto de 2011.

Cook toma ese día oficialmente las riendas de la multinacional, cargo que fue refrendado después por el consejo de la empresa que hizo caso a la "fuerte recomendación" que había dejado Steve Jobs al respecto alabando el “desempeño sobresaliente, el talento notable y el buen juicio” de Cook. 

Si bien los accionistas de Apple no las tenían todas consigo tras el anuncio de la salida de Jobs y al nombramiento de Cook, sus acciones tan sólo cayeron un 1% al día siguiente. Y la evolución del valor en los mercados ha batido todas las previsiones, convirtiéndose en la empresa más valiosa del mundo. También acertó Jobs que en su renuncia afirmó: "los días más brillantes e innovadores de Apple están por delante".

Evolución bursátil

Justo un año después de asumir el cargo, el 20 de agosto de 2012, Apple conseguía la mayor capitalización bursátil de todos los tiempos en los Estados Unidos, superando el anterior récord, alcanzado en 1999 por Microsoft.

Seis años después, en agosto de 2018, fue la primera cotizada en romper la barrera del billón de dólares de capitalización bursátil, hito que la multinacional hizo caer en el olvido el 19 de agosto de 2020 cuando, a pesar de la pandemia, superó los 2 billones de dólares de capitalización. En la actualidad, la capitalización bursátil de Apple ronda los 2,5 billones de dólares.

Según cálculos de Statista el precio de las acciones de la compañía ha aumentado bajo el mandato de Cook un 1.014%. Esto implica batir por goleada al S&P500 que en el mismo periodo avanzó un 280%.

En este periodo los altos dígitos a los que cotizaba la acción llevaron a la dirección a realizar dos (splits) que ocurrieron en 2014 (cada titular de una acción pasó a tener siete) y 2020 (de uno por cuatro), y así 'bajar' los precios.

El split de 2014 fue vital para que Apple pudiera empezar a formar parte del Dow Jones Industrial el 19 de marzo de 2015. En este índice sus componentes ponderan por su precio de cotización, independientemente de su capitalización (algo que sí tienen en cuenta la mayoría de los índices), y sin el split la incorporación de Apple le hubiera otorgado un peso excesivo respecto a los otros 29 componentes.

La compañía con sede en Cupertino debutó en Bolsa el 12 de diciembre de 1980 a un precio de 22 dólares por acción. Sin embargo, desde entonces ha realizado cinco splits (los tres anteriores fueron desdoblamientos de uno por dos en 1987, 2000 y 2005) lo que a precios actuales sería como un precio de 0,10 dólares ya que quien comprara una acción entonces, y la hubiera mantenido sin hacer nada, ahora tendría 224 acciones.

En enero de 2007, tras anunciar el lanzamiento del iPhone para junio de ese mismo año, las acciones de Apple cotizaban por debajo de 9 dólares de entonces que hoy serían como 0,32 dólares. Al rondar su precio hoy los 150 dólares, queda clara la enorme influencia que ese producto ha tenido en el éxito de la compañía.

Mayores ventas e ingresos

Cook ha visto durante estos años cómo su apuesta por los servicios y otros accesorios, al margen del iPhone y los históricos iMacs, engordaban las cuentas de la compañía ejercicio tras ejercicio.

De esta manera, una década después de asumir la dirección de Apple, el ejecutivo ha logrado ampliar el ecosistema de negocio de la compañía de la manzana más allá del 'hardware', incluyendo la compra de más de un centenar de empresas, entre las que destaca la adquisición de Beats en 2014 por 3.000 millones de dólares, la mayor de la historia de la compañía.

El éxito de Apple bajo la dirección de Tim Cook quedaba reflejado en sus últimas cuentas publicadas, cuando informó que entre octubre de 2020 y junio de 2021, los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, logró un beneficio neto de 74.129 millones de dólares. Eso supone un 65,7% más que en el mismo periodo del ejercicio precedente, mientras que la facturación aumentó un 34,6%, hasta 282.457 millones de dólares.

Las ventas de iPhone reportaron en nueve meses a Apple 153.105 millones de dólares, un 37,5% más, mientras que las ventas de Mac aumentaron un 32,8%, hasta 26.012 millones de dólares y los ingresos por las ventas de iPad crecieron un 39,5%, hasta 23.610 millones de dólares.

De su lado, las ventas entre de wearables y accesorios sumaron 29.582 millones de dólares, un 30% más que un año antes, mientras que los ingresos por servicios de Apple crecieron un 27,8%, hasta 50.148 millones de dólares.

En lo personal, Cook se convirtió en 2014 en el primer consejero delegado de una empresa de la lista 'Fortune 500' en anunciar públicamente su homosexualidad. "Apple trata de cambiar el mundo", dijo Cook en un discurso en 2018. "Hace algunos años me quedó claro que no se hace eso manteniéndose callado sobre las cosas que importan", apostilló.