Pocas cosas positivas podemos decir de la evolución del precio de las acciones de Repsol a lo largo de este verano. De hecho, sus acciones pasaron de cotizar por encima de los 11,15 euros a principios de este verano a los 8,692 euros que se marcaron el pasado 20 de julio.

Noticias relacionadas

Sin embargo, desde entonces el precio está desarrollando una pauta de mínimos crecientes mientras que los máximos vienen sistemáticamente marcándose en la zona de los 9,8 euros configurando de esta manera un triángulo recto alto.

Por lo tanto, tenemos una presión de compradores mientras que los vendedores se encuentran atrincherados en la resistencia citada. Es más, esa resistencia se hace aún más fuerte con la presencia de la media móvil de medio plazo (línea de color rojo) tal y como podemos ver en el siguiente gráfico.

Evolución de las acciones de Repsol Eduardo Bolinches ProRealTime

La pendiente positiva de la media móvil de largo plazo que en estos momentos pasa por los 9,50 euros ayuda a seguir generando presión sobre los precios. Es por ello que debemos esperar que muy pronto podamos acometer la ruptura de la resistencia de los 9,80 euros.

Así que en cuanto tengamos precios sostenidos por encima de los 9,80 euros podremos decir que se ha roto el triángulo recto artista por la parte superior y que por lo tanto se abre un escenario de subida hasta los 10,70 euros fruto de la altura del triángulo roto. 

Lo único que habrá que vigilar es que no veamos nuevos cierres por debajo de la media móvil de largo plazo y sobre todo que sigamos viendo una pauta de mínimos crecientes en el valor.