Dos semanas después de que OHL confirmara que negociaba la venta de su participación (49%) en el proyecto Old War Office en Londres, la compañía ha anunciado este jueves que ha alcanzado un acuerdo definitivo.

Noticias relacionadas

El comprador del histórico Ministerio de la Guerra es el poseedor del otro 51% del proyecto, 57 Whitehall Investments, filial del Grupo Hinduja, conglomerado financiero indio especializado en banca y comercio.

La operación, cuyo importe no ha trascendido, supone según la compañía dirigida por los hermanos Amodio "dar cumplimiento a uno de los hitos del plan de rotación de activos del Grupo OHL". Además, no tendrá impacto material en sus cuentas a tenor de lo señalado en el folleto de la reciente ampliación de capital.

El acuerdo preliminar de venta se firmó en febrero del año pasado, pero el estallido de la crisis sanitaria hizo demorar el cierre de la operación. No obstante, desde ese momento, las condiciones que trascendieron siguen siendo las mismas.

La española se hizo con esta participación a finales de 2014 en consorcio con Hinduja, la compañía controlada por cuatro hermanos de origen indio que se encuentran entre las mayores fortunas británicas. El objetivo era rehabilitar este edificio histórico, en el que Winston Churchill instaló su centro de operaciones durante la II Guerra Mundial, para convertirlo en un hotel de lujo.

Hotel y residencias privadas

El edificio está situado en el centro de Londres, muy próximo a Buckingham Palace y a la Cámara de los Comunes, Westminster Abbey, Downing Street y las sedes institucionales más importantes del país. De estilo eduardiano, cuenta con 54.000 metros cuadrados de superficie bruta, distribuida en 7 plantas, incluyendo dos bajas.

La cadena de hoteles de lujo Raffles Hotels & Resorts planea abrir 125 habitaciones y 85 residencias privadas en el edificio, así como nueve restaurantes y bares, un spa y espacio para tiendas.

OHL enmarca esta venta en la estrategia de rotación de activos que acomete para cumplir con el plan de saneamiento de la empresa y en la escasa madurez que presenta el proyecto. También achacó la venta a la exigencia de recursos que presenta y al hecho de que no se encargue de su construcción y de que Reino Unido no sea un mercado estratégico para la empresa.

Bajo esta misma estrategia ejecutó recientemente la venta de su participación del 33,34% en el Hospital Universitario de Toledo, valorada en más de 76 millones de euros y que le ha reportado unas plusvalías de hasta 46 millones de euros.