Los dos hombres fuertes de Sacyr han realizado en las últimas semanas varios movimientos con su cartera de inversión sobre la concesionaria. De una parte, el vicepresidente primero Demetrio Carceller ha reforzado ligeramente sus posiciones en la compañía. De otra, el presidente Manuel Manrique ha procedido a una modesta desinversión.

Noticias relacionadas

Estos movimientos sobre acciones de Sacyr han quedado recogidos en sus últimas notificaciones de inversión remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a las que ambos están obligados en su condición de consejeros de la compañía. Entre los dos han protagonizado hasta 17 transacciones en lo que va de junio.

El más activo en cuanto a número de operaciones ha sido Carceller. Hasta en 13 ocasiones ha salido de compras en las últimas tres semanas. Las primeras adquisiciones se celebraron el pasado 31 de mayo, con lo que su ejecución se completó el pasado 2 de junio. Las últimas notificadas por el empresario hasta la fecha tuvieron lugar el 18 de junio.

Los números

Todas estas transacciones se han producido a través de Inversiones Las Parras de Castellote SL. Es una de las sociedades de inversión que maneja la familia Carceller y que recibe su nombre del pueblo de Teruel en el que nació Demetrio Carceller Segura, abuelo del actual vicepresidente de Sacyr.

En esta racha compradora, Carceller se ha hecho con 183.756 acciones de Sacyr a un precio medio de 2,14 euros por título, según se puede inferir de los datos remitidos al supervisor a través de diferentes formularios. En total, el desembolso para esta inversión ha alcanzado 392.898,2 euros.

Una cifra que, sin embargo, resulta comedida con respecto al patrimonio del empresario y los volúmenes que se manejan para una cotizada que actualmente capitaliza 1.300 millones de euros.

Su adquisición más modesta tuvo lugar el pasado 10 de junio, cuando en una de las operaciones celebradas ese día apenas se hizo con 652 títulos por los que pagó el precio más alto de toda esta racha: 2,22 euros por acción. La compra más abultada tuvo lugar el más reciente 18 de junio, cuando se hizo con 94.500 títulos por 2,13 euros cada uno.

Mientras tanto, el presidente Manuel Manrique esta vez ha notificado la venta de 828.200 acciones de Sacyr. Un volumen superior, pero ejecutado en muchas menos transacciones: apenas cuatro notificadas de una sola tacada a la CNMV. Un paquete valorado en 1,8 millones de euros, según la documentación remitida al supervisor.

En este caso, el también consejero delegado de la concesionaria ha señalado un precio medio de 2,18 euros por acción. En la documentación se recoge que la venta más voluminosa fue por 335.000 títulos a un precio unitario de 2,19 euros. Una transacción que tuvo lugar el 15 de junio.

Estas ventas tampoco se han producido a título personal, sino a través de la sociedad Cymofag SLU. Sin embargo, estos números se quedan pequeños frente a los títulos que el propio Manrique ha declarado recibir como "liquidación parcial del Plan de Incentivo a Largo Plazo 2018-2020". Por este concepto informó de la percepción de 1,606 millones de acciones de Sacyr valorados a 1,95 euros cada uno.

Entra Covalis

Ninguno de los dos ejecutivos ha notificado formalmente cambios en su control sobre Sacyr tras estas operaciones debido a su tamaño. No obstante, la web corporativa de la compañía recoge el capital que de una forma u otra está sujeto al control de cada uno de ellos.

El presidente figura como titular de un 1,535% de la concesionaria, mientras que el vicepresidente aparece como dueño último de un 12,593% de las acciones. Este porcentaje se atribuye fundamentalmente a la sociedad Disa Corporación Petrolífera SA.

Junto con estos movimientos, en los últimos días se ha producido uno más. El fondo británico Covalis Capital ha emergido como accionista de relevancia con un 3,029% de las acciones de la compañía española. Una posición que los gestores de la firma mantienen sin cambios desde su anuncio el pasado 17 de junio.