Llueve sobre mojado en OHL. Las acciones del grupo de infraestructuras llegan a caer un 18,8% este jueves y se descuelgan hasta los 0,56 euros. En mínimos intradía se quedan a solo cinco céntimos de alcanzar sus recientes mínimos históricos una vez que la cotizada ha anunciado ampliaciones de capital con un descuento de casi el 50%.

Noticias relacionadas

El desplome que sufría OHL este jueves, del 14,7% al cierre, se convertía en el más abultado de todo el Mercado Continuo. Hacía tres meses que la gráfica de la compañía no caía tan abajo, si bien su continuidad bajista viene de lejos. A lo largo del último año, sus acciones se han depreciado un 59% y actualmente la constructora capitaliza menos de 200 millones de euros.

Los fuertes descensos de este jueves tienen su origen en el amplio acuerdo de refinanciación que la compañía ha suscrito con los hermanos mexicanos Amodio y con Grupo Villar Mir para que estos inyecten las cantidades comprometidas en su capital. La fórmula finalmente elegida ha sido la de unas ampliaciones de capital para las que se han fijado precios muy por debajo de lo que marca su depreciada gráfica.

Ampliaciones

En un primer paso, OHL ejecutará una ampliación de capital por 35 millones de euros que tendrá derecho de suscripción preferente para todos sus accionistas. La operación se plantea a un precio de solo 0,36 euros por acción, es decir, un 48% por debajo de su cierre del miércoles e incluso un 36% más allá de sus mínimos históricos.

Una vez se complete esta operación, que podría toparse con un apetito muy escaso en el mercado, llegaría la segunda ampliación. Con los mismos términos, esta estaría dirigida a los Amodio y Tyrus, el vehículo acreedor vinculado a Villar Mir. Así deberían asumir sus compromisos de inyectar respectivamente 37 y 5 millones de euros.

En cualquier caso, de estos importes se restaría el montante que los Amodio finalmente asumieran en la primera ronda. Si no asumieran más que la parte correspondiente al 16% del capital de OHL que actualmente aglutinan, esto se traduciría en 5,6 millones para la primera ampliación, de manera que en la segunda el montante total se rebajaría hasta 36,4 millones, según ha detallado la cotizada en una extensa información privilegiada remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por último, el acuerdo alcanzado después de varias prórrogas de plazo contempla un punto más que pone nerviosos a los accionistas de la compañía. Y es que, una vez se cierren ambas ampliaciones de capital, se abre un periodo de renegociación de los términos de sus bonos de deuda por 593 millones y vencimiento en 2022 y 2023. El objetivo sería reducir su volumen hasta los 488 millones y, además, alargar su vida hasta el ejercicio 2026 para conseguir hasta cuatro años libres de compromisos financieros hacia estos papeles.

Canje de bonos

Más allá de la quita del 10% que incluye esta hoja de ruta, lo que impulsa las órdenes de venta este jueves está en las condiciones que se establecerían para una eventual recapitalización del grupo. En este sentido, se ha apuntado a una compensación de créditos mediante la entrega de acciones a 0,74 euros cada una, un precio que se queda un 32% por encima de lo que hoy marcan en la bolsa española.

En virtud del calendario presentado por OHL al supervisor, el objetivo es que todo el proceso esté listo hacia la primera mitad del próximo mes de mayo. La persistencia de la pandemia y la fragilidad económica de algunos de los mercados clave de la compañía se convierten en las principales amenazas para llegar a tiempo a esta cita, sin olvidar el ya mencionado posible desinterés del mercado y eventuales discrepancias por el camino entre los implicados en el proceso de reestructuración.