Banco Santander se lanza a por el control de su casero. La entidad ha comprado ya el 88% del capital de la socimi Uro Property, dueña de un buen puñado de sus sucursales, y ha lanzado una oferta pública de adquisición (opa) por el resto de las acciones. Una operación valorada en su conjunto en 180 millones de euros.

Uro Property es la propietaria de 692 sucursales que el banco presidido por Ana Botín ocupa en régimen de alquiler desde que la socimi las compró en una operación de sale & lease back en noviembre de 2007. Un 57% de estas oficinas están ubicadas en Madrid, Cataluña y Andalucía.

Santander se hace ahora, tres años después, de nuevo con la titularidad de estos activos, coincidiendo con la reciente operación por la que volvió también a hacerse con la ciudad financiera en la que tiene su sede en Madrid.

Desde fuentes de la entidad indicaron a Europa Press que se trata de una "operación financiera" con la que se persiguen "generar ahorros", toda vez que, según detallan, "el coste de la compra de los inmuebles es inferior a las obligaciones futuras de rentas de alquiler".

Asimismo, tras la entrada en vigor de la norma internacional de información financiera IFRS16, que cambió el tratamiento contable de los alquileres, la recompra de este tipo de activos constituye "un incentivo para el banco".

Prima del 6%

Además, "la operación tiene un efecto neutro en capital y en la cuenta de resultados", aseguraron a Europa Press dichas fuentes.

En virtud de la operación, el banco ha acordado la compra del 84,6% de Uro Property a la firma Ziloti Holding por 152,52 millones de euros, a un precio de 40,04 euros por acción. Este importe que arroja una prima del 6,4% respecto al de 37,36 euros por acción al que la socimi cerró la sesión de la víspera en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).