BlackRock pide a sus clientes hacer un parón, observar, y recomponer sus carteras para adaptarlas al nuevo entorno que ha dejado para la inversión la crisis del coronavirus. El gigante de la inversión estadounidense ha comenzado a recomendar a sus clientes que reduzcan posiciones en bonos soberanos, mostrándose también más prudente en renta variable y situando el mercado de crédito como el único capaz de compensar por el riesgo asumido.

Noticias relacionadas

En un encuentro online con periodistas, Manuel Gutiérrez-Mellado, miembro del equipo de ventas de BlackRock Iberia, ha lanzado un mensaje claro sobre la urgencia por contar con carteras resilientes capaces de soportar shocks externos y navegar frente a la volatilidad de los mercados.

“El futuro corre hacia nosotros, el mundo está cambiando y las carteras de nuestros clientes también deberían hacerlo”, advierte Gutiérrez-Mellado. En este sentido, recuerda que ahora es más difícil que nunca predecir la evolución del ciclo. “El shock ha sido muy fuerte, pero también los estímulos de gobiernos y bancos centrales”.

Adiós a las teorías clásicas 

Aún así, la incertidumbre sigue siendo máxima y, en este entorno, considera que toca luchar contra la teoría clásica que indica que tener bonos y bolsa en cartera es suficiente para sobrevivir a los cambios de ciclo. “Ahora, el potencial diversificador de los bonos está bajo cuestión”, ante la baja rentabilidad, a veces incluso negativa, de esta clase de activo en algunos segmentos de mercado.

En este escenario, y ante la evidencia de que los cambios en las cadenas de suministro también harán variar la evolución de la inflación, la firma está recomendando tener "una menor exposición a bonos soberanos y rotar esa exposición hacia el crédito”, explica Gutiérrez-Mellado. Es más. BlackRock considera que este será “el activo que mejor va a compensar a los inversores respecto al riesgo que asumen”.

Un papel que, hasta hace solo unos meses, lo ocupaba la renta variable. Pero ahora, con la caída de beneficios empresariales y los recortes de dividendos, resulta casi imposible de mantener. De hecho, BlackRock ha rebajado a ‘neutral’ su exposición a renta variable desde ‘sobreponderar’. 

Y los motivos son claros. “Hay una mayor incertidumbre sobre cuánto dinero van a ganar las empresas, quiénes son los vencedores y perdedores de la crisis y qué nivel de dividendos se puede esperar de las compañías”. Aún así, si hay que apostar por esta clase de activo, prefieren Europa frente a EEUU y, por encima del resto, a China.

Una red de seguridad

De vuelta al crédito, los expertos creen que las medidas fiscales de los gobiernos y las políticas monetarias de los bancos centrales actuarán de “red de seguridad” para muchas empresas emisoras, “con las autoridades centradas en evitar quiebras derivadas de la falta de liquidez o de financiación empresarial”.

Ante el temor a los llamados ‘ángeles caídos’ (empresas que ahora están sufriendo rebajas de rating por la situación actual), desde BlackRock reconocen que hay que estar atentos “pero nos preocupa menos y el riesgo está más que compensado con la rentabilidad”. Desde la firma reconocen, no obstante, que “se están manteniendo ciertas compañías de manera artificial”, pero creen que ahora “prima ayudar a esos sectores y a medida que la situación se vaya normalizando, permitir que estas empresas naveguen por sí mismas a futuro”.