La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha expresado su confianza en que la reunión virtual que mantendrán este viernes los ministros de Energía de los países del G20 contribuya a restaurar la necesaria estabilidad de los mercados petroleros, después del acuerdo alcanzado esta madrugada por la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, el grupo conocido como OPEP+, para recortar la producción de petróleo en diez millones de barriles al día.

A diferencia de la reunión de los países de la OPEP+, el encuentro de este viernes del G20 sí contará con la participación de Estados Unidos, uno de los mayores productores y consumidores de petróleo del mundo.

"Tras el bienvenido paso anunciado esta noche por algunos países productores, espero con ansias la reunión extraordinaria de ministros de energía del G20", ha señalado el director de la AIE, Fatih Birol. "Espero que ayude a restaurar la estabilidad que tanto necesitan los mercados petroleros", ha añadido.

Birol ha advertido de que la extrema volatilidad observada en los mercados petroleros es perjudicial para la economía global en un momento como el actual en el que el mundo "no puede permitírselo", por lo que ha aplaudido la decisión de Arabia Saudí, presidente de turno del G20, de convocar esta reunión extraordinaria.

"Es alentador ver que países que representan más del 70% de la producción mundial de petróleo y el 80% del consumo mundial de petróleo se unen para un diálogo constructivo", ha expresado.

En este sentido, el director de la AIE, que antes de incorporarse a la agencia adscrita a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había trabajado para la OPEP, ha subrayado que la crisis petrolera actual es un "shock sistémico" que amenaza la estabilidad económica y financiera mundial.

"Requiere una respuesta global. Es por eso que el G20 puede ser un foro indispensable para un liderazgo decisivo", ha apostillado.

La presidencia saudí del G20 anunció este martes una reunión virtual extraordinaria de los ministros de Energía del foro para fomentar el diálogo global y la cooperación con el fin de garantizar la estabilidad de los mercados de energía y permitir una economía global más fuerte, así como para aliviar el impacto de la pandemia de Covid-19 en los mercados energéticos.

México, gran escollo

Antes de la reunión del G20, los países de la OPEP, liderados por Arabia Saudí, y otros productores, incluyendo Rusia, que forman el grupo conocido como OPEP+, han alcanzado un acuerdo para recortar la producción de petróleo en diez millones de barriles al día, a la espera de que México dé su consentimiento.

Asimismo, se ha acordado una reducción de ocho millones de barriles al día desde julio a diciembre de este año al que seguirá un ajuste de seis millones de barriles al día del 1 de enero de 2021 hasta el 30 de abril de 2022.

Sin embargo, México se ha mostrado como el principal escollo en las negociaciones al no estar dispuesto a asumir un recorte en el bombeo de 400.000 barriles por jornada.

La secretaria de Energía de México, Rocío Nahle, ha indicado a través de su cuenta de Twitter que México ha propuesto en cambio una reducción de 100.000 barriles al día durante los próximos dos meses. Así, México pasaría de los 1.781 millones de barriles al día de producción que reportaron en marzo de 2020 hasta los 1.681, ha agregado Nahle.