Las bolsas europeas arrancan una semana más cargada de incertidumbres. El horizonte más despejado para que no se produzca un Brexit duro ha sido la tabla de flotación a la que se han agarrado para aliviar las caídas a las que se enfrentaban desde primera hora.

Noticias relacionadas

Poco antes del cierre, el anuncio de Donald Trump asegurando que ve probable firmar el acuerdo con China "antes de lo previsto" podría haber animado las compras todavía más, sobre todo con los nuevos máximos históricos registrados por Wall Street.  Sin embargo, las principales plazas europeas aflojaban al cierre de la sesión demostrando que al Ibex le va a costar mucho superar de forma contundente los 9.430 puntos. En concreto, este lunes despide la jornada con avances casi imperceptibles del 0,03% en 9.433 puntos, causados principalmente por la 'flojera' del sector bancario, que al toque de campana borraba las gananicas iniciales para cotizar en números rojos.

La industria se enfrenta esta semana a una nueva ronda de resultados trimestrales. Bankia ha sido protagonista de este lunes al anunciar un beneficio un 22,6% inferior al de hace un año hasta septiembre. El valor ha llegado a caer más de un 3% tras la publicación de cuentas. La entidad se deja al cierre un 1,8% hasta los 1,74 euros.

Dentro del sector financiero, el Sabadell ha intentado luchar por aguantar el euro por acción de un recorte de consejo de inversión de los analistas de HSBC. Sus títulos pierden cerca de un 0,6% hasta los 1,008 euros. Por su parte, BBVA cae un ligero 0,06% por su exposición a Argentina, si bien los analistas señalan que el mercado ya había descontado la victoria de Alberto Fernández en la segunda vuelta de los comicios presidenciales del país latinoamericano.

En el lado de las pérdidas también destacan las caídas de Viscofan, que cede un 4% tras el fuerte rebote experimentado la pasada semana, y Ence, que mañana rinde cuentas al mercado tras haberse dejado este lunes un 2% en bolsa hasta los 3,57 euros por acción

A pesar de que los avances son muy tímidos, los inversores sí han parecido consentir cierto alivio ante el pacto de los miembros de la Unión Europea para aceptar otro trimestre de prórroga para el Brexit. Aunque la última palabra sigue siendo la del Parlamento británico, el hecho de que haya margen para evitar una ruptura a las bravas hasta el 31 de enero de 2020 deja margen a cierto optimismo. No obstante, el mercado no pierde de vista a una Argentina en la que el peronismo ha vuelto a hacerse con el poder ejecutivo y en la que se ha optado por recrudecer el cepo cambiario. Además, se sigue muy atento cualquier pista sobre cuál podría ser el próximo movimiento de la Reserva Federal de EEUU (Fed), que esta semana celebra su reunión mensual. 

Ante las dudas, en el lado de las ganancias se sitúa la farmacéutica Grifols hace valer su perfil de inversión refugio con ganancias que superan el 1,8%. En torno a esta cota remontan también ArcelorMittal, Siemens Gamesa y Meliá. 

Un impulso similar es el que consigue Unicaja en el Mercado Continuo, que llega a alcanzar ganancias del 1% después de haber anunciado un beneficio de 159 millones de euros. La cifra, además de alcanzar las previsiones del mercado, resulta apetitoso para los analistas por ser un 11,8% superiores a los de hace un año gracias a un aumento del margen bruto y una reducción de gastos de explotación.

Por el mercado secundario de deuda, la prima de riesgo coquetea con los 65 puntos básicos. Los bonos españoles a diez años marcan una rentabilidad del 0,28% frente al -0,36% que marcan los 'bunds' alemanes de referencia al mismo vencimiento.