La consultora de comunicación LLYC, antes conocida como Llorente y Cuenca, ya forma parte de la familia de cotizadas de la bolsa española. Desde su estreno en BME Growth el jueves pasado, acumula una revalorización del 32,6% sustentada en los planes de expansión a cuyos mandos se sitúa su socio fundador y presidente, José Antonio Llorente.

Noticias relacionadas

El artífice de un grupo que cerró el año pasado con una facturación de más de 44 millones de euros charla con Invertia sobre sus planes de expansión -que pasan por volver a duplicar tamaño en los próximos años-, el aprendizaje de la pandemia y las recientes turbulencias en Latinoamérica, entre otras cuestiones. Sin olvidar su reciente salto al mercado.

Llorente (Madrid, 1960) hace gala de una trayectoria empresarial que ya abarca un cuarto de siglo y pone un decidido foco de expansión en EEUU. El también dueño de un 17,19% de la compañía se muestra confiado en que el próximo año ya habrá dividendo para los accionistas.

Nuestra promesa es duplicar negocio y me parece coherente que una compañía que ya lo ha hecho lo vuelva a hacer

La colocación bursátil de LLYC ha sido la primera del mercado español que en mucho tiempo ha reservado un tramo para el inversor minorista. ¿Cómo ha sido la acogida?

Antes de salir al mercado lanzamos una ampliación de capital para captar hasta 10 millones de euros, que repartimos a partes iguales entre inversor institucional y retail. Y tuvimos una sobredemanda de cinco veces la oferta, por lo que creo que los inversores ven bien nuestro proyecto y confían en él.

¿Podría avanzar cuáles son las líneas estratégicas de ese proyecto?

En LLYC somos una compañía con una trayectoria muy definida, con 25 años haciendo crecer de manera constante y rentable nuestro negocio. Venimos de un periodo de inversión con un private equity en el que hemos duplicado negocio. Ahora, nuestra promesa para los próximos cuatro años es volver a duplicar negocio y me parece coherente que una compañía que ya lo ha hecho lo vuelva a hacer. Además, estamos más preparados.

El socio fundador de LLYC, José Antonio Llorente, en instalaciones del grupo.

Contamos ahora con una organización más fuerte y más experimentada gracias también a todo lo que hemos aprendido en la integración de compañías, que es un factor añadido relevante. Además, nuestro foco en la tecnología y su aplicación en el día a día de nuestro trabajo es un elemento que potencia nuestro negocio y nuestros resultados.

Por último, estamos presentes en geografías muy diversas, lo que nos da un gran equilibrio gracias a una oferta muy diferenciada de productos y soluciones. Todo esto nos permite adaptarnos a las vicisitudes de cada uno de los mercados.

Uno de sus focos de crecimiento de está en Latinoamérica, donde varias cotizadas españolas han reducido exposición recientemente. ¿Cómo gestiona LLYC su expansión en la región?

A nosotros nos va muy bien en Latinoamérica: las operaciones crecen y son rentables. En los 25 años de trayectoria con los que contamos hemos visto de todo en la región... y seguro que en los siguientes también lo veremos. Sin embargo, lo que nosotros hacemos -comunicar- se vuelve crucial en los momentos más complicados: cuando las empresas viven vicisitudes, nuestra compañía florece.

LLYC pagará su primer dividendo como cotizada en mayo o junio del año que viene

Es verdad que hay un escenario de depreciación de las divisas, que han perdido peso con relación al euro y el dólar, pero tenemos una compañía muy balanceada con respecto a monedas duras y blandas. Vamos a incrementar nuestra inversión en los mercados con moneda dura, pero no renunciamos a seguir creciendo en otros que nos han dado mucho crecimiento y rentabilidad como México, Brasil y Colombia, pues son mercados que -aparte de España- tienen un gran potencial.

También tienen el foco puesto en EEUU. ¿Cuál es su estrategia para este país?

Es algo que está incluido en nuestra visión estratégica. A partir del año que viene vamos a dar más peso a EEUU, que es el mercado más grande del mundo, el que mejor paga y el que tiene un comprador más experimentado. Queremos tener una base de negocio más fuerte, ya que hasta ahora hemos estado dedicados a atender los intereses de las empresas estadounidenses en Latinoamérica.

En adelante, queremos incursionar en el mercado hispanohablante de EEUU -que es muy grande- y el cinturón sur de EEUU, donde la conexión con Latinoamérica -y, especialmente, con los mercados de proximidad como México- resulta en una interesante oportunidad.

En el 2020 de la pandemia la firma alcanzó una facturación de 44,3 millones de euros. ¿Cómo lo han conseguido y qué han aprendido en este tiempo?

Somos una compañía que por la internacionalización y la naturaleza de nuestra actividad, con una fuerte integración de la tecnología, estábamos preparados para poder desenvolvernos si algo así pasaba, aunque desde luego no lo preveíamos. Gracias a eso, hemos mantenido el mismo volumen de negocio y casi de rentabilidad que en 2019, que fue el mejor año de la historia de LLYC. Además, hemos salido muy reforzados en cuanto a capital y caja neta, una salud financiera que nos permite abordar los proyectos que hemos arrancado ahora.

En los 25 años de trayectoria con los que contamos hemos visto de todo en Latinoamérica

Dicho esto, no deja de ser cierto que la pandemia ha supuesto una amenaza tremenda para nuestro bienestar y nuestra forma de vida… Ha sido devastadora, pero el negocio ha resistido muy bien y ha salido fortalecido.

¿Y esos buenos números se siguen repitiendo en lo que llevamos de 2021?

Hemos notado la recuperación económica, sobre todo en los mercados que van más avanzados en la lucha contra la pandemia, como España, Portugal y EEUU. En Latinoamérica tenemos países con resultados muy positivos a pesar de que el entorno de negocio pareciera que no es el más favorable.

Como decía antes, e insisto, tenemos un equilibrio muy interesante entre nuestras áreas de actividad y nos adaptamos bien tanto a los momentos de crecimiento como a aquellos complicados y de crisis, que son en los que las compañías se juegan el ser o no ser.

Entonces, ¿se puede prever cuándo recibirán los nuevos accionistas su primer dividendo?

Sin duda: será el año próximo. LLYC pagará su primer dividendo como cotizada en mayo o junio del año que viene.