Telefónica ultima los detalles de la licitación mayorista de los derechos de emisión de la Champions League y de la Liga española para comenzar el proceso a finales de este mes de junio, según ha podido confirmar este diario con fuentes de la operadora.

Noticias relacionadas

Si todo marcha según lo previsto, la idea es que antes de la primera mitad de julio se conozca definitivamente quiénes han comprado a Telefónica los derechos de estas competiciones.

Desde la compra de Digital+ en 2015, la CNMC obliga a Telefónica a ofrecer a precios razonables sus contenidos de televisión premium para que sus competidores tengan acceso a ellos. La norma indica que los competidores de Movistar pueden elegir la mitad de los contenidos ofertados, es decir, que si se ofrecen cinco canales pueden elegir hasta tres.

La oferta del año pasado incluía Movistar Cine, Movistar Series, Movistar La Liga y Movistar Liga de Campeones. En cuanto al carácter de la oferta de este año, es probable que se repitan las condiciones en el caso de Movistar La Liga, garantizando la emisión en exclusiva de nueve partidos por jornada en el pago, dejando fuera solo el partido en abierto adjudicado a Gol.

Un proceso en el que todas las miradas estarán pendientes de Orange, la única operadora que compró el fútbol a Telefónica la temporada ya finalizada. El coste de adquirir este paquete en solitario se eleva a los 300 millones en el caso de la operadora francesa.

La decisión de Orange

En este sentido, las recientes declaraciones del nuevo CEO de Orange España, Jean-François Fallacher, indican que su interés es dar los mejores contenidos a sus clientes incluyendo el fútbol, aunque no en las actuales condiciones.

Respecto de la subasta, las fuentes consultadas por Invertia indican que se mantendrán las mismas condiciones para este curso, básicamente porque éstas no han cambiado para el mayorista, que es Telefónica.

Es decir, los precios de mantendrán y la polémica fórmula de cálculo -en base a usuarios de televisión y no sólo de fútbol- se seguirá aplicando de la misma manera en las actuales condiciones. 

Un panorama que hace pensar que Orange no estaría dispuesta a renovar el fútbol. A favor de esta decisión juega el plan de ajustes de costes que ha emprendido la operadora, que comienza esta semana a negociar las condiciones del ERE planteado a 485 empleados.

Orange España registró unos ingresos de 1.188 millones de euros de enero a marzo de 2021, lo que representa un 7,4% menos que en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos por el conjunto de servicios residenciales han registrado una reducción del 10,2%, hasta los 818 millones.

Fecha límite

En contra de esta decisión -que hace tres años ya tomó Vodafone- se encuentra la gran dependencia de los usuarios de televisión de Orange del fútbol. Dicho de otra manera, la operadora podría perder gran parte de sus 703.000 abonados de televisión si deja de emitir la Liga y la Champions.

Unos contenidos que además son la base de sus ofertas de mayor valor y son protagonistas de sus actuales paquetes convergentes. En cualquier caso, la versión de la operadora no se mueve ni un milímetro de lo que ya han dicho en muchas ocasiones: quieren fútbol, pero no a cualquier precio.

Esto lleva su decisión hasta julio, cuando se conozcan las condiciones -y el precio- del nuevo tender. Hasta antes de esa fecha no se avanzará en el tema, aunque los naranjas seguirán haciendo números para llegar con los deberes hechos y presentar su eventual oferta.

La fecha límite es el 11 de agosto cuando comienza la temporada europea con la Supercopa que enfrentará al Villarreal con el Chelsea.