Paolo Vasile presume de ser el rey Midas de la televisión comercial. Volcánico e impulsivo en sus declaraciones públicas, suele mantener la cabeza fría en las decisiones que impactan en el negocio y lo ha demostrado en los 20 años que lleva liderando Mediaset, la cadena de mayor audiencia y la que más dinero factura en España.

Noticias relacionadas

Es el ideólogo de los realities, de los docushows, del fin de los telediarios en Cuatro y del modelo Sálvame, una forma de hacer televisión cuestionada, pero exitosa. Es por eso que es tan difícil encontrar una mancha en su currículo de gestor, aunque no imposible. 

Quienes le conocen coinciden en que una de las pocas decisiones de las que se arrepiente -aunque no lo reconoce públicamente- es la de separar a Los Manolos, la pareja televisiva que formaron Manu Carreño y Manolo Lama durante más de una década, pero que llegó a su fin en septiembre de 2016.

Una decisión que tomó personalmente en su despacho y que generó un terremoto del que todos los involucrados aún no se recuperan. Mientras Manolo Lama no asume todavía su salida de la primera línea televisiva en Cuatro -y regularmente carga contra quienes le sacaron de Mediaset-, Manu Carreño ha visto con el formato que fue líder se ha hundido en audiencia.

Los datos son fríos y demuestran que Paolo Vasile se equivocó. El consejero delegado de Mediaset decidió que el éxito del formato radicaba en Manu Carreño y no dudó en despedir a su pareja televisiva.

Medio millón menos

Posteriormente se buscaron otras fórmulas, pero siempre con Carreño como eje principal del formato que cuatro años después sigue emitiéndose en la sobremesa de Cuatro. Primero fue Nico Abad y luego Juanma Castaño, pero todos se han marchado de mejor o peor manera.

El último en acompañar a Manu Carreño es Kiko Narváez, exfutbolista del Atlético de Madrid y comentarista ocasional. Lo cierto es que la etapa sin Manolo Lama ha sido desastrosa en términos de audiencia.

Los datos indican que en septiembre de 2016 la pareja televisiva que pocos meses antes había celebrado por todo lo alto su décimo aniversario, marcó 1.065.000 espectadores y en febrero de 2020 lleva una media de 530.000 seguidores.

Esto significa que en cuatro años ha perdido medio millón de oyentes y ha pasado de tener una cuota de pantalla superior al 10% a no superar el 5%.  Y lo peor de todo es que han abandonado el liderazgo indiscutible para ser superados por La SextaJugones de Josep Pedrerol.

El problema para Carreño es que Pedrerol  no ha tenido un crecimiento espectacular. Si se comparan las audiencias de Jugones en estos últimos cuatro años se han mantenido siempre entre los 600.000 y los 700.000 oyentes, por lo que los 500.000 que han perdido en Cuatro han abandonado definitivamente la sobremesa deportiva.

Lío en la Cope

Las razones de la salida de Manolo Lama de Cuatro nunca quedaron del todo claras, pero como el propio Vasile reconoció ante un grupo de periodistas en diciembre de 2016, decidió decantarse por Carreño en la creciente disputa entre los dos presentadores.

Manolo Lama fue el artífice del fichaje de Carreño por Cope en febrero de 2015 cuando éste abandonó Carrusel de Cadena Ser y nunca terminó de comprender que se marchase un año después de vuelta a la cadena de Prisa y a El Larguero. Una decisión que le convirtió en competencia directa del equipo que le acogió cuando fue defenestrado de Gran Vía.

Desde ese momento, la relación nunca volvió a ser la misma ni con Lama, ni con Juanma Castaño, que por esas fechas realizaba Deportes Cuatro en otra franja horaria y que pasó a ser su competidor directo con El Partidazo de Cope. Y finalmente los dos terminaron abandonando la cadena, porque Vasile siempre defendió -y defiende- a Manu Carreño por encima de todos los demás.

Carreño es socio financiero de Vasile al tener una participación de más del 10% en Supesport, la productora que realiza todos los eventos deportivos de Mediaset y la producción del canal del Real Madrid junto a Telefónica. Quienes les conocen admiten que tienen una relación de cordialidad y que Vasile considera al periodista uno de los puntales de su equipo.

Una confianza que muchos no entienden, pero que se ha llevado por delante a Manolo Lama y Juanma Castaño. Unos periodistas que no se han tomado su salida de la mejor manera como queda patente en la mayoría de las entrevistas que conceden.

"No tengo ningún trato"

En febrero de 2018 Lama declaraba a Bluper que Vasile "había matado" a Los Manolos. "Los Manolos era un proyecto que era precioso y lo estábamos bordando y lamentablemente aquello acabó porque Mediaset quiso", indicó Lama en ese momento. "Ahora, tristemente, los datos y los números ya no les acompañan", dijo sobre las audiencias del programa.

En diciembre del año pasado, Juanma Castaño decía que ya no tenía contacto con Carreño. Y lo hizo días después de superarle en las noches deportivas radiofónicas y acabar con 25 años de liderazgo indiscutido de El Larguero de la Ser.

"No tengo ningún trato con él. Compartimos años gloriosos en Deportes Cuatro, pero se produjo una decepción a raíz de la salida de Manolo Lama. Hay una división que no ha cicatrizado nunca y que es difícil que cierre". Una buena metáfora de las relaciones que se ha dejado en el camino Carreño y de su excelente relación con Paolo Vasile.