PSOE y Podemos están cerca de tomar su primera gran decisión respecto a la televisión pública. Las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL confirman que los dos grupos políticos consideran que es necesario abortar el sistema de concurso público para elegir presidente de la Corporación RTVE, una metodología acordada en la legislatura de Mariano Rajoy.

Noticias relacionadas

La decisión definitiva no está tomada porque depende de informes jurídicos y de la previsión ante una cascada de recursos judiciales, pero el objetivo en las próximas semanas es sacar adelante un nuevo sistema en el que la elección de los candidatos esté en manos de los partidos políticos y que su ratificación definitiva corresponda al Congreso.

En su acuerdo programático presentado la semana pasada, PSOE y Podemos sólo dedicaron cuatro líneas de sus 51 folios a RTVE, adelantando que se "perfeccionaría el concurso público", un eufemismo para decir que quieren prescindir de él.

"Defendemos un modelo de RTVE plural, independiente, pública, transparente y de calidad, que se convierta en polo de producción, orientada al fomento y difusión de la cultura española, impulsando la renovación del Consejo de Administración mejorando el sistema de concurso público", dijeron en el documento.

Comité de Expertos

El Independiente ya adelantó en septiembre la intención de Pedro Sánchez era buscar un amplio consenso para elegir a la próxima cúpula de la corporación. Lo que significa optar por una votación parlamentaria directa y dejar de lado el método de concurso público, que en Moncloa creen que ha sido desastroso.

Unas intenciones que tras el pacto de noviembre, también comparte Podemos. En realidad, las fuentes consultadas consideran que los dos partidos buscan un atajo y reducir plazos para situar a algún directivo de su órbita a los mandos de RTVE. Sin concurso público se evita un engorroso proceso que lleva enquistado más de un año en el Congreso y se simplifica el camino para encontrar un candidato afín.

Para nadie es un misterio -y así lo ha dicho el propio Pablo Iglesias en alguna ocasión- que la intención de Podemos es poder controlar la televisión pública. Y en una elección sin concurso la designación de un nuevo presidente de RTVE solo requeriría del acuerdo de PSOE y Podemos y el apoyo de los partidos nacionalistas en el Congreso, algo que se solucionaría con algunos sillones en el futuro consejo de la Corporación.

Es un hecho que el actual concurso público ha resultado un fracaso. En diciembre de 2018 y después de cinco meses de deliberación, el Comité de Expertos designados por los partidos eligió a los 20 postulantes a los diez sillones del consejo (uno de ellos deberá ser presidente). No obstante, la parálisis política, las sucesivas elecciones parlamentarias y la veintena de recursos de aspirantes descartados en el proceso, han paralizado su tramitación.

Candidatos al Consejo

El propio Diego Carcedo, presidente del Comité de Expertos, reconocía públicamente en enero del año pasado el descontento con la elección de candidatos. "Hay personas que tenían méritos muy importantes pero que era imposible que pasaran el corte con los baremos que imponía la norma", explicó: "Se fijaba mucho en la información, menos en la programación y prácticamente nada en la técnica, la administración o la gestión empresarial".

En una carta enviada en diciembre pasado al Congreso este mismo Comité de Expertos denunció que "RTVE se encuentra en una situación de grave irregularidad democrática", refiriéndose a la interinidad de Rosa María Mateo como administradora única y sin un Consejo de Administración que ejerza de contrapeso desde julio de 2018. 

El Comité solicitó la "culminación urgente" de este concurso público. "Trabajamos intensivamente durante cinco meses para evaluar los currículos y los proyectos del centenar de candidatos, alcanzando un notable grado de consenso en la selección final", advirtieron.

Entre los elegidos por el Comité para postular a la presidencia se encuentran figuras como Alicia Gómez Montano, Javier Montemayor, Rafael Camacho, Manuel Ventero, José Manuel Pérez, María Eizaguirre, Francisco Moreno, Juan Manuel Romero, Eladio Jareño, Vicente Sanclemente.

Renuncia de Rosa María Mateo

Completan la lista Carmen Sastre, Paco Lobatón, Juan Jesús Buhigas, Miguel Ángel Martín Pascual, María Isabel Raventós, Agustín García Matilla, Roberto Lakidaín, Juan Roberto Mendès, Joaquín Cuixart y Laureano García Hernández. Profesionales que no tienen un perfil político y que no están en la órbita de Podemos y PSOE.

Con todo, uno de los retos que tiene el nuevo Gobierno es poner fin a la interinidad de Rosa María Mateo, que ha coincidido con los peores resultados de audiencia de la Corporación, un 9,4% de share para La 1, 1,1 puntos menos que en 2018. 

La propia Mateo anunció en febrero pasado que con el nuevo Gobierno dará por concluida su etapa en RTVE, pero la búsqueda de su sustituto no será fácil, incluso si es que PSOE y Podemos deciden finalmente acabar con el concurso público en marcha.

De las dos maneras deberán enfrentar a un importante lío judicial. Si se acaba con el concurso público, los participantes podrán denunciarlo y si sigue adelante deberán esperar a la resolución de los recursos ya en marcha. Difícil papeleta.