La última semana de julio se vivió un pequeño terremoto en la redacción de Deportes de Cadena Ser. Santiago Cañizares, uno de sus más mediáticos y antiguos colaboradores comunicaba su marcha a Cope, el gran rival de la emisora de Prisa y con quien disputan el primer lugar de las audiencias de manera encarnizada desde las últimas dos temporadas.

Noticias relacionadas

El equipo dirigido por Laura Martínez no encajó bien la noticia y quedó muy tocado, no solo por la marcha de Cañizares al rival, sino porque se confirmaba una peligrosa tendencia que se viene produciendo verano a verano: los mejores tertulianos y colaboradores se marchan a Cope, ya no por dinero, sino que porque allí tienen mayor proyección mediática.

En el verano de 2015 comenzó el éxodo con Julio Maldonado ‘Maldini’, que abandonaba la Ser para irse a Cope sobre la bocina y después de que la emisora de Prisa confirmase su presencia para esa temporada. Fue otra de las “fugas” que más dolió en la Ser.

Es así como en el sector existe el convencimiento que las grandes voces y comentaristas de Deportes prefieren la Cope antes de la Ser, ya que ven que el proyecto dirigido por Paco González y Juan Carlos González (Xuancar) tiene más solera y más peso que el de la Ser.

El enemigo está en casa

Y todo ello pese a que la Ser sigue liderando los Deportes, aunque con triunfos cada vez más esporádicos. Liderazgos conseguidos en buena medida por la inercia de Cadena Ser y por el efecto arrastre de una parrilla que es líder en casi todas sus franjas.

Hace una década era impensable que alguien abandonara la Ser para marcharse a Cope, pero las fuentes consultadas indican que, sin lugar a dudas, el mejor equipo está ahora conformándose en torno a Cope. De esta manera, la decisión de Cañizares, meditada desde marzo, tiene que ver precisamente con esta sensación de superioridad que hay en el sector respecto de los deportes de Cope frente a la Ser.

Manolo Lama, Pepe Domingo, Tomás Guasch, Paco González, Julio Maldonado, Fernando Evangelio, Juan Antonio Alcalá, Juanma Castaño y ahora Santi Cañizares, compiten cada fin de semana contra Manu Carreño, Dani Garrido, Antonio Romero, Antón Meana, Jesús Gallego, Kiko Narváez, Álvaro Benito y Áxel Torres, entre otros.

Nombres, que poder a poder, son superados por Cope. En la Ser se defienden indicando que tiran de cantera y que apuestan por nuevos talentos, pero lo cierto es que las grandes estrellas de la emisora de los obispos tiene un pasado en la Ser y que sus salidas se han producido en buena parte por los errores de los propios directivos de Prisa.

La Ser tira de cantera y de nuevos talentos 

¿Cuál es la estrategia de los Deportes de Cadena Ser en esta guerra? Las fuentes consultadas por este diario indican que las soluciones son pocas y pasan casi exclusivamente por aferrarse a sus dos principales rostros, Manu Carreño en El Larguero, y en especial en Dani Garrido, llamado a ser su sucesor.

Otras fuentes, tanto internas como externas de Prisa, indican que el objetivo de la Ser es potenciar la figura de Garrido, actualmente director de Carrusel, y quien deberá pasar el testigo Manu Carreño de manera progresiva.

Como ya contó EL ESPAÑOL antes del verano, Carreño solo renovó un año más con la Ser con el compromiso de quedarse con la presentación de Carrusel a partir de la temporada 2020-2021. Una ecuación en la cual Dani Garrido pasaría a ocupar el sillón de El Larguero.

En la Ser saben que Manu Carreño no es un presentador con el que se pueda contar, tras la espantada que realizó en 2014 para irse a la televisión con Paolo Vasile y tras sus anuncios en junio de este año indicando que se marcharía nuevamente. Desde dentro de la Ser se desconoce si Carreño respetará el año de contrato que tiene en vigor.

Apuesta por Dani Garrido

Con estos antecedentes no es de extrañar que la Ser haya optado desde esta temporada por apostar todas sus fichas a Dani Garrido, un canterano de la emisora que responde perfectamente al perfil que ahora quiere la Ser: alguien formado en la casa, que ha pasado por regiones y que tiene una identificación tal que es muy difícil que se deje tentar por ofertas de otras emisoras.

Garrido comenzó su carrera en la Ser Bilbao, donde se desempeñó como redactor, productor e inalámbrico del Athletic en el Carrusel de Paco González. En 2010 se trasladó a Madrid para ser parte del equipo periodístico y de producción del Carrusel de Javier Hoyos, coincidiendo con el éxodo del equipo de González a Cope.

También formó parte del equipo de este programa bajo la dirección de Manu Carreño entre 2011 y 2014 y Jesús Gallego del 2014 a 2016. En 2016 da el gran salto a Carrusel como director. Una intensa trayectoria opuesta a la de Carreño que comenzó en televisión como presentador, para después fichar por Onda Cero en 2003 con Al Primer Toque. Luego pasó a Canal+ y a Cuatro donde vivió su etapa dorada junto a Manolo Lama en Los Manolos.

Una trayectoria enmarcada en el mundo de la televisión y que esporádicamente ha desembocado en la radio. Es por ello que en la Ser creen que en cualquier momento Carreño volverá a centrarse en la televisión, lo que hace necesario tener el plan 'B', que no es otro que Dani Garrido.

Campaña de comunicación de la Ser

El pasado 25 de agosto Dani Garrido era entrevistado en el diario AS, propiedad del grupo Prisa, donde era presentado como la gran apuesta de la temporada. Días antes acompañaba a Manu Carreño en el comienzo de la temporada futbolística como uno de los colaboradores de cabecera de El Larguero.

Una campaña de comunicación en toda regla para posicionar la figura de Garrido y cubrirse ante una eventual y esperada salida de Manu Carreño en el futuro. Un cambio de cromos que, sin embargo, no ataca el principal problema de Cadena Ser en sus deportes y que probablemente no evite que nuevos tertulianos se sigan marchando a Cope.

Una batalla que sin duda se jugará también en las audiencias. Los datos del último EGM conocido antes del verano indican que los sábados Carrusel llegó a los 1.958.000 oyentes, frente a los 1.430.000 de Tiempo de Juego. Los domingos el programa de Cadena Ser llegó a los 1.910.000 frente a los 1.447.000 de Cope. Estos datos se explican por un importante crecimiento de Carrusel y por un leve retroceso de Tiempo de Juego, respecto de la última oleada de abril.

En la batalla de las noches, El Larguero volvió a recuperar terreno tras registrar en abril su mínimo histórico con 770.000 oyentes. El programa deportivo nocturno de ser se quedó en los 824.000 seguidores, esto es 53.000 fieles más y un crecimiento del 6,9%. Su principal competidor, El Partidazo de Cope, registró su nuevo máximo histórico con 681.000 oyentes, lo que se traduce en un crecimiento de 20.000 seguidores, un 3% más.