Javier Pérez es uno de los empresarios que sabe que la solución a la crisis del coronavirus -sin vacuna a la vista- es hacer test masivos. El director de la cadena de lujo VP Hoteles, fue el primero en ponerse una mascarilla cuando se puso en cuarentena el hotel de Tenerife allá por el mes de febrero y sus compañeros le miraron como a un paranoico. Calificativo que no le molesta y que, incluso, se atribuye en esta entrevista con Invertia. 

Noticias relacionadas

“Mi nivel de preocupación es paranoico”. Este hotelero sabía que lo que venía de China era peligroso porque estuvo allí cuando se desató el SARS en 2003. También pasó por una salmonelosis que le mantuvo ingresado en un hospital chino durante cinco días con fiebres muy altas. Y, ahora, fruto de su conocimiento y de su experiencia, se convertirá en el primero en poner en práctica los test masivos en sus hoteles.

“La locura de plantear los test para empleados y clientes era en principio para el VP Plaza España Design. Pero hemos visto que hay una petición enorme de clientes y estamos adelantando la apertura a mayo del VP Jardín de Recoletos”, señala.

Según sus cálculos, solo en el VP situado en Plaza España -el último en abrirse de los cinco que tienen en Madrid- se realizarán entre 300 y 500 test al día a empleados, huéspedes y clientes del restaurante Ginkgo Restaurante & Sky Bar cuando abra sus puertas. “Tenemos reservados los test rápidos y estamos negociando con laboratorios. Hay más hoteles que harán en Madrid test”, asegura a Invertia. 

El anuncio ha tenido su efecto llamada. De hecho, ya hay lista de espera. Pérez avanza que tiene cuatro semanas de reservas cubiertas para su restaurante en el VP de Plaza España y aun sin tener fecha de apertura. Si bien es cierto, en el Ginkgo Restaurante & Sky Bar entran 1.000 personas diarias el fin de semana, pero “con los cambios de aforo entrarán 170 por la mañana y 170 por la tarde”. En total, unos 350 de media al día.

Ginkgo Restaurante & Sky Bar del VP Plaza España Design.

¿Y qué ocurre si un clientes da positivo? Pues la compañía hotelera tiene dos protocolos. Para el huésped del hotel hay una planta con 18 habitaciones reservadas para estos casos con mayor nivel de desinfección. Allí, un médico decidirá qué hacer en cada momento. “En torno al 15% de los clientes nos pueden dar positivo”, señala. 

En el caso del restaurante, el cliente tendrá que irse. “Al hacer la reserva pagas el test que cuesta 50 euros. Si da negativo, sube. Si sale positivo, tendrá que irse”, detalla el director de la cadena. Es decir, en el caso de los clientes serán ellos quienes paguen los test, mientras que la cadena asumirá el coste de esta medida para sus empleados.

¿Subirá el precio?

Pero blindar sus hoteles madrileños con esta seguridad tienen un precio y una baja rentabilidad para el negocio, aunque Javier reconoce que el cliente lo valorará positivamente. En hoteles de mayor categoría (añadiendo el test) el sobrecoste rondará los 50 euros por habitación y, en los más pequeños, será de 17 o 18 euros de media. 

Desinfección de una habitación en el VP Jardín Recoletos.

No solo hay que sumar el coste de los test, sino también una máquina de rayos UV valorada en 60.000 euros para desinfectar y todo el material compuesto por guantes, mascarillas o gel hidroalcohólico, entre otras medidas. Todo ello con la esperanza de abrir dos de sus hoteles durante este mes y los otros tres en junio. 

Protocolos con los que VP Hoteles ha estado trabajando junto con la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) para que los hoteles puedan obtener la certificación ‘Hoteles Covid Free’ de cara a la reapertura. También se ha sumado a los protocolos de seguridad del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).

Esto, evidentemente, provocará que los precios no bajen a pesar de que Pérez sabe que, de media, el sector reducirá sus tarifas entre un 20% y un 30% por la baja demanda. “En nuestro caso no podemos bajarlo, el cliente pagará un poco más y aguantaremos un poco el tirón. Creo que estamos acertando”, asegura.

Desinfección del VP Jardín Recoletos 5.

Además, la compañía también quedará muy tocada económicamente. Pérez calcula unas pérdidas de 4,5 millones de euros este año después de poner 2,5 millones de euros y pedir un crédito bancario de un millón más. Por lo que hasta 2023 no cree que puedan ver la luz al final del túnel de esta crisis

Futuro de los hoteles

Y en el aire queda además la celebración de la Copa Davis en otoño, de la que VP Hoteles es patrocinador. Además, “las previsiones no son muy halagüeñas. Y la segunda recaída será para esas fechas, así que soy pesimista”, reconoce.

Al igual que muchos hoteleros, este empresario cree que “la gestión del Gobierno no está siendo muy buena” y dibuja un futuro a corto plazo pesimista. “Esto va a ser una debacle. Ya hay varios propietarios de edificios que van a echar a sus arrendatarios porque no están pagando los alquileres. Va haber muchas cadenas pequeñas que no podrán abrir con una ocupación del 30%”, afirma. 

Pero también muestra su lado más realista. Lo que es un inconveniente ahora, luego será una ventaja. “Ha salido que un 15% de los futbolistas han dado positivo. Así, el 15% de la población nacional tendrá un porcentaje parecido. Madrid estará a la cabeza seguro. Eso significa que en dos meses a lo mejor tenemos un 40% con anticuerpos”, añade. 

Ocurra lo que ocurra, Javier Pérez se convertirá en el primer hotelero en poner en marcha la realización de test masivos con la esperanza de convertir sus hoteles en los más seguros de Madrid