Las operadoras de Reino Unido no podrán instalar un nuevo kit Huawei 5G después de septiembre de 2021, según ha señalado este lunes el Gobierno británico. Estamos ante un nuevo paso del ejecutivo de Boris Johnson para excluir a la operadora china de sus redes de telecomunicaciones.

Noticias relacionadas

De hecho, Reino Unido ya ordenó que todos los equipos de Huawei se retiraran de su red 5G para fines de 2027. A las empresas de telecomunicaciones que operan en este país también se les prohibió comprar un nuevo kit Huawei 5G después de fin de año.

La estrategia del Gobierno está en línea con la saliente Administración Trump de vetar a la operadora de todos los despliegues, por considerarla un riesgo para la seguridad nacional. De momento, se desconoce la postura del presidente electo Joe Biden en el tema.

China ha criticado la medida, mientras que Huawei dijo la semana pasada que estaba decepcionada de que Reino Unido buscara excluirlo del despliegue de 5G después de la publicación de nuevas leyes que podrían imponer a las empresas una multa de 100.000 libras (133.140 dólares) si rompen la prohibición.

El anuncio de este lunes se produce antes de un debate sobre la nueva legislación de telecomunicaciones en el parlamento y detalla el cronograma para la remoción de equipos. "Estamos trazando un camino claro para la eliminación completa de los proveedores de alto riesgo de nuestras redes 5G", dijo el ministro digital Oliver Dowden en un comunicado.

"Esto se hará a través de poderes nuevos y sin precedentes para identificar y prohibir los equipos de telecomunicaciones que representan una amenaza para nuestra seguridad nacional".

Diversidad de proveedores

El Gobierno también anunció una nueva estrategia para diversificar la cadena de suministro 5G, que consiste en una inversión inicial de 250 millones de libras, pruebas en colaboración con la firma japonesa NEC y el establecimiento de nuevas instalaciones de investigación.

Los operadores móviles británicos BT, Vodafone y Three lanzaron 5G utilizando Huawei en partes de sus redes de acceso por radio y han compensado el resto de su despliegue en proveedores alternativos como Ericsson o Nokia.

El gobierno británico también estableció como fecha límite el 28 de enero de 2023 para tener un límite máximo del 35% en los equipos de Huawei en redes de fibra.

El caso español

Reino Unido dijo que su decisión de julio estaba relacionada con las sanciones de Estados Unidos a la tecnología de chips podrían afectar las líneas de suministro. Huawei dijo en ese momento que la decisión fue decepcionante y que se refería a la política comercial de Estados Unidos más que a la seguridad.

Reino Unido es, de momento, el país europeo que ha adoptado una postura más drástica y restrictiva en relación con Huawei y a proveedores chinos. Francia está tomando una postura intermedia, mientras que Alemania establecería una normativa eminentemente técnica sin vetar a ningún proveedor.

En el caso español, y como ya ha contado Invertia, el objetivo es tener una legislación similar a la alemana, sin vetos, pero sí con requisitos técnicos en todos los despliegues, del core, 5G, cloud y edge computing. Para ello, ya ultima una nueva Ley de Ciberseguridad cuyo borrador podría estar terminado en semanas.