Fernando Cano Daniel Ramírez

El Gobierno sigue avanzando en la implantación de la aplicación Radar Covid. El objetivo de tenerla operativa en toda España antes del 15 se septiembre sigue inalterable, un plazo que permitiría comenzar la segunda fase del proyecto: su integración con el resto de Europa.

Noticias relacionadas

A mediados de septiembre comenzará este proceso para que la app de rastreo de coronavirus consiga la esperada interoperatividad con los principales países europeos, según indicó la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, en entrevista con este periódico.

Artigas confirmó que a partir del 15 de septiembre empezará el proceso para que pueda interoperar con app similares de Alemania e Italia. Al igual que España estos países también han utilizado el protocolo de Google y Apple y el sistema descentralizado, que permite que los datos de los usuarios se queden en los dispositivos móviles y no en servidores centrales. 

De esta manera, antes de final de año, la app Radar Covid podría estar funcionando en todas las autonomías y en la mayoría de los países europeos. 

Y todo ello mientras ya se alcanzan las 3,5 millones de descargas en las versiones de Apple y Google de la app. Una cifra todavía insuficiente, pero que está lejos del 20% de penetración que dice el Gobierno que necesario para reducir un 30% los contagios.

Instalación de la 'app'

No obstante, la propia Carme Artigas advierte que todavía no se produce ninguna campaña de concienciación y que hasta el momento, solo ocho autonomías (el 40% de la población) la tienen operativa. Queda, por tanto, un largo camino por recorrer en cuando a difusión de la iniciativa.

En cualquier caso, estamos hablando de usuarios activos y no solamente descargas. Es decir, personas que tengan Radar Covid instalada en sus móviles, pero además activa, con el Bluetooth funcionando -para identificar los contactos de manera anónima- y que siempre lleven consigo el móvil. 

La aplicación funciona mejor cuando se rastrea la mayor cantidad de gente posible y para ellos todos deben tener la app funcionando con máxima fiabilidad. Es por ello que los expertos advierten que para que cumpla sus objetivos debe existir el máximo número posible de descargas.

También es fundamental que todas las autonomías tengan Radar Covid activa cuanto antes y que, dentro de ellas, sus habitantes la instalen y la activen de manera masiva. El Ejecutivo insiste en que apostarán por la persuasión y que nunca será de carácter obligatorio por lo que cualquier esfuerzo de promoción y publicidad es poco.

Cómo funciona la aplicación

La aplicación utiliza la conexión Bluetooth del terminal, a través de la cual los móviles emiten y observan identificadores anónimos de otros teléfonos que cambian periódicamente. Cuando dos terminales han estado próximos durante quince minutos o más a dos metros o menos de distancia ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro.

Si algún usuario fuera diagnosticado positivo de la Covid-19 tras realizarse un test PCR, decidiría si dar su consentimiento para que, a través del sistema de salud, se pueda enviar una notificación anónima. De esta forma, los móviles que hubieran estado en contacto con el paciente recibirían un aviso sobre el riesgo de posible contagio y se facilitarían instrucciones sobre cómo proceder. Al no solicitarse datos de ningún tipo, es imposible identificar o localizar de forma alguna a ningún usuario.

El Gobierno advierte que la app está desarrollada bajo estrictos estándares de privacidad. De esta manera, ningún usuario puede ser identificado o localizado porque no hay dato alguno registrado y porque todo el proceso se desarrolla en su teléfono sin salir hacia ningún servidor.