MásMóvil logra esquivar los efectos de la crisis económica del coronavirus. La operadora de telecomunicaciones presidida por Meinrad Spenger ganó 22 millones durante el primer trimestre del año, lo mismo que igual periodo del año anterior, según ha reportado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Noticias relacionadas

Por su parte, el resultado neto ajustado llegó a los 33 millones de euros, esto es un 10% menos que hace un año. Esta métrica incluye gastos operativos no recurrentes, amortización de base de clientes, plan de incentivos de dirección e impactos contables de ajustes anteriores.

Los beneficios de MásMóvil se producen gracias a que la operadora sigue mejorando sus ingresos por encima del mercado y liderando la captación de clientes. La facturación total llegó a los 445 millones de euros entre enero y marzo de este año, un 16% más pese al impacto del coronavirus en la economía.

En el caso de los ingresos por servicio -los residenciales- el crecimiento fue del 20% hasta llegar a los 401 millones de euros. Los otros ingresos -principalmente venta de terminales- cayeron un 8% hasta los 44 millones. 

Los clientes totales del grupo llegaron a los 9,2 millones al cerrar el primer trimestre, lo que supone un crecimiento del 16% y 1,2 millones más en los últimos doce meses. En el caso de los clientes de banda ancha (incluye fibra) el crecimiento fue del 43% hasta los 1,56 millones y los de móviles lllegaron a los 7,6 millones, un 12% de mejora en comparación al primer trimestre del año pasado. 

Nuevas altas trimestrales

En términos trimestrales, la operadora igualó su récord histórico de captación de clientes al registrar 373.000 nuevas altas y con el hándicap de tener dos semanas congeladas las portabilidades a finales de marzo, por el decreto del estado de alarma. Entre enero y marzo el número de clientes de banda ancha aumentó en 119.000 y los de móviles de postpago en 254.000.

Del mismo modo, la cobertura de la red de fibra propia y con derechos de uso de MásMóvil alcanzó los 13,6 millones de unidades inmobiliarias (frente a 6,4 millones del primer trimestre del año). Esto representa el 56% de la huella total de fibra de la compañía que alcanzó los 24,4 millones hasta marzo.

Estas 13,6 millones de unidades inmobiliarias incluyen 5,2 millones con derechos de uso adquiridos a Orange por medio del nuevo y ampliado acuerdo anunciado el 1 de octubre de 2019. 

Se mantienen los objetivos

Finalmente, el Eitda llegó a los 125 millones de euros, un 24% de crecimiento, mientras que el EBit llegó a los 52 millones, un 16% de mejora. La deuda neta de la compañía ha aumentado en 600 millones hasta los 1.845 millones. 

Los resultados han impulsado a la compañía a mantener sus objetivos para todo el año, a contracorriente del Ibex. De esta manera, la operadora confirma que registrará un Ebitda ajustado de 570 a 600 millones y un margen Ebidta ajustado del 30% al 32% para este 2020, unas cifras que crecerán hasta los 670-700 millones y un margen del 32%-34% en 2021.

También se mantienen los objetivos de Capex a pesar de los esfuerzos adicionales de inversión en red relacionados con el Covid-19: De esta manera, el objetivo sigue siendo de 295 millones y 255 millones para 2020 y 2021 respectivamente.