La socimi de la promotora inmobiliaria Pryconsa, Saint Croix Holding Immobilier, ha presentado las cuentas del tercer trimestre este jueves con un retroceso en su beneficio del 49,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

Noticias relacionadas

Sin duda, el segmento de hoteles ha sido el más castigado “con una caída en la previsión de ingresos del 44% con respecto a los obtenidos en 2019”, tal y como ha informado la cotizada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el tercer trimestre del ejercicio 2020, la socimi de la familia Colomer indica en la nota remitida a la CNMV que “la actividad de la sociedad se ha recuperado parcialmente, pero uno de sus segmentos principales, los hoteles, han sufrido extraordinariamente el impacto negativo de la situación estando su ocupación muy por debajo de los índices habituales en esta época del año”.

No obstante, parece que los gestores de la socimi y de su matriz no pierden la calma. El director financiero de Pryconsa, que desempeña la misma función en Saint Croix HI, Manuel Serrano, ha explicado a Invertia que la socimi tiene seis hoteles y “hasta ahora han funcionado muy bien”.

La ausencia de turistas ha hundido a todo el sector, pero desde la compañía entienden que se trata de una situación temporal y que España volverá a resurgir como país turístico. “Todo volverá más o menos a su cauce en un determinado momento del tiempo”, afirma el directivo.

Lo que no maneja la socimi Saint Croix es reducir sus activos hoteleros. “En todo caso, poner a la venta unos hoteles en las condiciones actuales es deteriorar el valor de tu patrimonio, porque al final te van a aplicar unas tasas de descuento por el efecto riesgo de la pandemia brutales y no tiene ningún sentido ahora mismo”, advierte Manuel Serrano.

Atentos a oportunidades

Si bien la socimi descarta vender sus hoteles, tampoco ve opciones de invertir en estos activos inmobiliarios. “No es nuestra intención; no lo vemos ahora”, indica el director financiero. El 90% de los ingresos de Saint Croix están concentrados entre hoteles, oficinas y comercial, con un balance del 30% cada uno de ellos, y la intención inicial es seguir con ese equilibrio.

Ahora bien, “seguimos viendo oportunidades de inversión, porque eso no dejamos de hacerlo”. Así de claro se muestra Manuel Serrano ante la estrategia de la compañía. Reconoce que en estos momentos “hay una situación de incertidumbre importante, pero todos entendemos que pasará, aunque no sabemos cuándo”. De ahí que estén atentos al mercado.

Imagen del Hotel Tryp Cibeles en Madrid, propiedad de Saint Croix HI. Saint Croix HI

En los primeros nueve meses del año, Saint Croix HI ha invertido cerca de 28 millones de euros (22.812.653 euros en nuevos activos y 5.004.128 euros en algunos ya existentes). Dado que la compañía tiene un volumen de inversión anual que puede variar entre los 20 y los 50 millones de euros, no descarta nuevas compras sin contar con ningún tipo de objetivo. “Analizamos oportunidades y si surgen, bien; si no, no pasa nada”, expone el director financiero.

De hecho, reconoce a Invertia que en el consejo de administración celebrado este jueves se han puesto sobre la mesa varias oportunidades de inversión. “No hay ninguna lo suficientemente avanzada o madura como para terminar el año invirtiendo, pero es verdad que mañana puede llegar una oportunidad de inversión que ejecutar en cuestión de dos semanas; en ese sentido somos muy ágiles”, apunta Manuel Serrano.

Renegociar alquileres

La pandemia ha afectado en gran medida las cuentas de la socimi hasta el punto de que sus ingresos han caído un 13,37% en el tercer trimestre con respecto al mismo periodo de 2019 hasta 12.753.232 euros. La paralización de la economía y muchas actividades comerciales, así como la ausencia de turistas, han hecho casi imposible mantener las rentas previas de sus activos.

En este sentido, Saint Croix HI ha intentado ser “lo más flexible posible” con sus inquilinos y ponerse en su piel. “Hemos hecho todo tipo de negociaciones para preservar el valor de la cartera de arrendamientos y no perjudicar al inquilino; tampoco le puedes exigir el pago de las rentas por unos inmuebles que no está utilizando”, admite Manuel Serrano.

Por eso, en la mayoría de los casos, la sociedad ha hecho concesiones, periodos de carencia, moratorias en el pago o ampliaciones de contrato, dejando de cobrar ahora para hacerlo más tarde. Esas medidas no se han aplicado en los casos más vinculados a la distribución de alimentos, que no han parado.

Todavía queda un trimestre para salvar el año y desde la socimi esperan cerrarlo en el nivel de los números presentados a 31 de septiembre. “A nivel de ebitda estamos un 13% por debajo del año pasado, con lo que en 2020 deberíamos concluir en esa misma línea, entre un 10% y un 15% de caída máxima con respecto a 2019”, estima el directivo.