Se está formando la tormenta perfecta con los altos precios energéticos: el gas supera los 100 euros/MWh, la electricidad rompe el techo de los 200 euros/MWh, el mercado de CO2 no baja de los 60 euros/Tn y las materias primas están por las nubes. Y lo peor es que todavía quedan muchos meses para que la situación se estabilice. La gran industria en España se encuentra en un momento crítico y mira con preocupación la viabilidad futura de sus fábricas.

Noticias relacionadas

Por eso, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha querido conocer su situación y explorar posibles soluciones. Se ha reunido, junto con la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, con los representantes de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Electricidad (AEGE) y la Alianza para la Competitividad de la Industria Española.

Una Alianza que está integrada por las patronales de siete sectores industriales estratégicos para nuestro país (Alimentación y Bebidas, Automoción, Cemento, Papel, Productos Petrolíferos, Química y Siderurgia): Oficemen, AOP, FIAB, FeiQue, Aspapel, Anfac y Unesid.

Pérdida de competitividad

"Nos preocupa lo que está pasando en el mercado mayorista de electricidad en estos meses. Nuestras industrias son muy sensibles a sus precios", explica a EL ESPAÑOL-Invertia Fernando Soto, director general de AEGE. 

"La reunión fue agradable y de buen tono dentro del grave contexto energético que vivimos. Es un escenario crítico que perjudica a la industria y cuyos impactos comienzan a ser visibles. Pero lo que más nos preocupa es que sigue aumentando el diferencial de precios con nuestros competidores alemanes y franceses", asegura. 

De hecho, reconoce que "ya hay fábricas que están parando la producción y otras están viendo que es inviable seguir así. El diferencial de precios sube cada día y ya es un 150% más cara nuestra energía que la del industrial francés. Estamos hablando de unos 12 euros/MWh de más que tenemos que pagar en España". 

Y lo peor es que en el medio plazo no pinta mejor. "El mercado de futuros marca un precio medio en 2022 de 140 euros/MWh y para 2023 de 80 euros/MWh, es decir, más del doble del año anterior". 

Salvar la industria

Lo más importante para los industriales es que se revise "con urgencia" el mercado eléctrico europeo. "No tiene sentido que el gas, que es la tecnología que menos peso tiene en el pool diario en un contexto en el que el 80% del mix en España ya son tecnologías renovables o no emisoras de CO, sea el que marque los precios", añade el representante del sector de la gran industria en España. 

Otro de los grandes problemas en Europa es el mercado de CO2. "Está disparado de forma artificial y solo puede provocar cierta desafección de los consumidores, desde hogares hasta empresas, en la transición energética vemos su efecto negativo y no el positivo". 

Dos propuestas que no tienen un efecto inmediato y que el Gobierno ya ha planteado en Bruselas y que volverá a hacerlo a finales de mes cuando se reúnan los jefes de Estado de los 27 países.

Pero hay medidas más concretas. "Son las demandas que ya hemos planteado en muchas ocasiones y que buscan rebajas en la factura de la luz". Y es que la industria en España, aunque tiene un porcentaje de contratación a largo plazo, "sigue teniendo mucha exposición al mercado spot (muchas llegan hasta el 70% de su consumo comprándolo en el diario)".

La solución está en fijarse en el modelo alemán. "Si se aplicaran las mismas medidas, supondría la exención del peaje del transporte o al menos la disminución en un 80%, que tendría una reducción en la factura de 5 euros/MWh o la eliminación del impuesto eléctrico en la factura".

También piden "aumentar al máximo las compensaciones indirectas al CO2". A diferencia de Francia, que destina 13 euros/MWh, o Alemania, con 11,5 euros/MW, "en España solo recibimos entre 6 y 8 euros/MWh".

Nuevas subastas

De la aprobación de las nuevas medidas para bajar la luz, en el RD 17/2021, para la industria hay dos apartados que se podrían mejorar. "Es importante que se mantengan las condiciones de los PPAs (power purchase agreement) que se han firmado entre eléctricas y gran industria".

La normativa prevé cambios en la retribución de los PPAs que estén indexados al mercado mayorista, que son un porcentaje bastante elevado, según ya ha reconocido la patronal del sector eléctrico, AELEC.

El otro son las nuevas subastas de electricidad, que aparecen recogidas en el artículo 3 del RD. "No se explica muy bien cómo se van a convocar y se necesita aclarar y desarrollar con más detalle", añade Fernando Soto. 

"En unos 7-10 días volveremos a reunirnos con el Gobierno y esperamos que haya medidas inmediatas que nos haga sobrevivir a esta situación que esperamos sea coyuntural", el responsable de AEGE.