La Comisión Europea debe proponer su mecanismo de ajuste de la frontera de carbono el 14 de julio, una medida diseñada para poner a las empresas de la UE en pie de igualdad con sus competidores en países con políticas de carbono más débiles.

Noticias relacionadas

Los documentos filtrados al portal de noticias Euractiv, muestran que la propuesta tomará la forma de un reglamento que establecerá una autoridad de mecanismo de ajuste de la frontera de carbono, con la medida que se implementará gradualmente a partir de 2023 y una implementación completa a partir de 2026.

Se aplicaría al acero, hierro, cemento, fertilizantes, aluminio y electricidad, según los documentos, que detallan un método para calcular las emisiones incorporadas en los productos importados.

Cubrirá tanto las emisiones directas - aquellas involucradas en la producción “sobre las que el productor tiene control directo, incluidas las emisiones de la producción de calefacción y refrigeración consumidas durante el proceso de producción” - como las emisiones indirectas como “la electricidad consumida durante el proceso de producción de bienes".

Los importadores deberán proporcionar datos para las mercancías importadas, incluido "un identificador único asignado por la autoridad CBAM", el tipo y la cantidad, el país de origen y el cálculo que se ha utilizado.

Los importadores tendrían que comprar certificados digitales, cada uno de los cuales representaría una tonelada de emisiones de dióxido de carbono integradas en sus productos importados.

El precio de los certificados estará vinculado al coste de los permisos en el mercado de carbono de la UE y se basará en el precio medio de las subastas de permisos de carbono de la UE cada semana.

¿Qué países estarán cubiertos?

Según el documento, el arancel de carbono en frontera no se aplicará a países dentro de la unión aduanera: Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Tampoco se aplicará a los territorios de ultramar de la UE.

Si los países tienen precios del carbono similares a los de Europa, la tarifa tampoco se aplicaría. Pero los países con una gran ambición climática, como EEUU y Reino Unido, no están automáticamente exentos.

Los países más pobres, sin embargo, podrían obtener una exención , dijo a EURACTIV el jefe de clima de la UE, Frans Timmermans, en una entrevista en mayo.

Cada año, a finales de mayo, se solicitará a los importadores que informen la cantidad de emisiones incorporadas en los bienes que importaron a Europa el año anterior, más el número de certificados de impuestos fronterizos que entregaron.

Las centrales eléctricas e instalaciones industriales de la UE deben comprar permisos en el mercado de carbono de la UE para cubrir sus emisiones. Los precios de los permisos se han disparado a récords este año.

La Comisión Europea ha dicho que los países cuyas ambiciones de política climática coinciden con las de la UE pueden eludir la tasa fronteriza.

Una de las preocupaciones se relaciona con el uso de los ingresos del impuesto, que es otro elemento clave en la compatibilidad del sistema con la OMC, Organización Mundial de Comercio.