En enero pasado, la dirección de Alcoa trasladó al comité de empresa de la planta de Cervo (Lugo), San Ciprián, una propuesta "definitiva" para negociar la venta de la factoría de aluminio a través de lasociedad estatal de participaciones industriales (SEPI). Sin embargo, el presidente del comité de la planta de Cervo (Lugo), José Antonio Zan, ha asegurado que "parece que se han enfriado" las negociaciones por la venta de factoría tras la entrada de la UDEF en las plantas de Alu Ibérica, hace una semana.

Noticias relacionadas

"Parece que se han enfriado todas las negociaciones desde la entrada de la Unidad de Delitos Económicos de la Policía Nacional en las oficinas" de Alu Ibérica, ha acreditado.

Zan ha subrayado que están "en manos, ahora mismo, del Gobierno y de la Xunta de Galicia, los cuales prometieron una intervención para que la SEPI se hiciera con las plantas (de aluminio y alumina)". "Estamos pendientes de esa negociación y no tenemos ninguna novedad sobre ese tema", ha apuntado.

Incumplimiento de acuerdos

Además, ha señalado que desde la multinacional no se han puesto en contacto con el comité de empresa, que está pendiente "de una reunión", que vienen manteniendo mes a mes. "En la fábrica está estabilizado todo el sistema productivo y de cobro. Tenemos la necesidad de llegar a un punto de encuentro después de un año de conflicto", suscribe Zan.

El presidente del comité de empresa ha alertado de que esta "incertidumbre" afecta "muy gravemente a la economía de la comarca (A Mariña)". "Y ahí es donde entra la responsabilidad de un gobierno y de la Xunta, de solucionar el problema cuanto antes", ha apuntado.

Por último, ha constatado que siguen "produciendo con normalidad". "Estamos haciendo lo que sabemos hacer muy bien, que es aluminio, pero lo que queremos es tener una solución y que los gobiernos cumplan con su palabra y pongan soluciones encima de la mesa", ha apremiado el sindicalista de Comisiones Obreras.

Riesgo de insolvencia de Liberty

El grupo británico Liberty, que se ha ofrecido a comprar la fábrica de aluminio, atraviesa por graves problemas de financiación, según publica BBC News. Esas dificultades podrían impedir que adquiera la planta gallega, operación que evitaría el cierre y medio millar de despidos que pretende aplicar la multinacional estadounidense.

La principal fuente de financiación de Liberty es el grupo Greensill Capital, uno de cuyos principales asesores es el ex primer ministro británico David Cameron. El banco Credit Suisse le congela 8.200 millones de euros en fondos de inversión que estaban ligados a transacciones crediticias. Por eso, Greensill está en proceso de declararse en insolvencia en Reino Unido con el objetivo de evitar su quiebra.

Fuentes de Liberty quisieron calmar los ánimos y explicaron que el grupo cuenta con fondos para superar cualquier posible problema derivado de Greensill; además, mantiene relaciones con más de treinta instituciones financieras de todo el mundo con las que nunca ha incumplido sus pagos.