Teresa Ribera ha comparecido tras el Consejo de Ministros para explicar el subidón de la factura de la luz en España. Ni ha anunciado una medida temporal para tocar la factura ni se prevé que su Vicepresidencia vaya a bajar el IVA del 21% del recibo de la electricidad. Eso sí, Ribera auguró que España tendrá la luz "más barata que Francia y Alemania en 2022".

Noticias relacionadas

La razón de la enorme alza, que ella definió "un dato aislado", hay que buscarla en que "el año ha comenzado con dos crisis meteorológicas consecutivas: la peor nevada en 100 años en Madrid, del 7 al 9 de enero, y después la enorme ola de frío, con la noche más fría en la capital desde 1963, que transformó la nieve en hielo el 12 de enero".

Según la ministra "ya estamos dejando atrás" este pico "que tanta alarma ha causado". Así, auguró que este miércoles caerá el precio de la luz un 36%, que en febrero la electricidad caiga por debajo de los precios previos a Filomena, y que en marzo llegue al 45% la caída. Es más, según Ribera, "en 2022 tendremos un mercado predecible, estable, con costes de energías bajas que convertirán a España en un mercado más barato que Francia o Alemania".

Además, prometió "democratizar las subastas" que conforman el precio de la factura. "Seguiremos trabajando con nuestros compañeros de gabinete, que defienden al consumidor", dijo, en referencia a Alberto Garzón, sentado a su lado, "y garantizan los derechos sociales", señalando a quien más la ha criticado estos días, Pablo Iglesias

El gas no llegó

Con estas situaciones, Ribera ha explicado que la electricidad haya subido su precio en picos de más del 100%, por la enorme subida de la demanda y la incapacidad de la red generadora de atenderla. Entre otras cosas, por la imposibilidad de acudir a las renovables. Según la vicepresidenta cuarta, además, "Filomena nos ha enseñado que el cambio climático exige estar preparados y ser resilientes".

Su departamento logró, dijo Ribera, que se abriera toda la reserva de gas para atender la demanda. Según la vicepresidenta, el gas de Argelia no llegaba al ritmo preciso por la alta demanda del mercado asiático. "Hubo barcos metaneros que iban a España y fueron desviados a países asiáticos", reconoció Ribera

El operador del sistema eléctrico "ha estado atento 24 horas al día para prevenir incidentes". Los hubo, hasta 15.000 cortes en Madrid y Toledo, admitió Ribera, "pero menores". Además de un fallo en la interconexión con Francia.

Es cosa de la UE

Pero la clave está en la formación de precios del mercado eléctrico, que Ribera achacó "a la regulación europea". Es decir, que si os españoles pagan cada MW hora al precio del más caro en cada momento es porque así está regulado por imposición de la UE "en los Estados miembros de la Unión Europea". 

Y la subida de este mes es "un dato aislado" que "distorsiona la visión de conjunto". Para Ribera, mirando con perspectiva, la entrada de tecnologías con costes variables bajos "tendentes a cero" y la reducción del consumo por la mayor eficiencia, entregan datos importantes. "En poco más de dos años el precio de la energía ha caído un 40%", dijo Ribera.

Pero es cierto que hay que sumar el pago del transporte, los impuestos (un 40% del recibo), "y los costes históricos" acumulados en la factura "que el Gobierno ha propuesto sacar y que sea abonado por un fondo" financiado por las eléctricas. Según Ribera, aun con todo, la factura media ha bajado "más de un 17%. Y aún bajará un 13% más para los hogares acogidos a la tarifa PVPC".

Los vulnerables

En el mismo día en el que Garzón aprobaba un real decreto para dar más derechos a los consumidores vulnerables, Ribera defendió sus acciones en protección de los más vulnerables. Como la reforma del bono social eléctrico y la creación del bono social térmico, que gestionan las CCAA y paga el Presupuesto de su Ministerio. "Hay que atacar las causas que generan la pobreza, pero entretanto ayudamos a pagar las facturas de los hogares vulnerables", dijo.

Y así, presumió de la ampliación de las ayudas a nuevos beneficiarios tras la Covid. Y aseguró que "la prioridad absoluta es la reducción de las brechas de desigualdad", lo que sus socios de Podemos llaman "pobreza energética"... terminología que ella misma asumió en esta rueda de prensa. "Queremos reducir en un 25% los hogares así vulnerables en 2025".