Global Energy Monitor, un grupo de investigación de EEUU que analiza el desarrollo de combustibles fósiles, ha anunciado que se están cerrando las centrales de carbón, principalmente en Europa y en EEUU, según publica The Guardian.

Noticias relacionadas

China, que es el mayor emisor anual de gases de efecto invernadero del mundo, continúa dominando el desarrollo de la energía del carbón, ya que ha construido casi dos tercios de las plantas operativas del mundo y alberga casi el 90% de las centrales en construcción. Es el hogar de la mitad de la capacidad eléctrica mundial que funciona con carbón.

Pero la base de datos global de este informe también ha descubierto que la cantidad de energía térmica producida en China a fines de junio fue más de un 40% menor a la misma etapa del año pasado (19,4 GW en comparación con 11,4 GW) debido a la pandemia de coronavirus.

Si bien China continúa produciendo carbón, la construcción se ha detenido casi por completo en India, que cerró más capacidad de la que abrió. El Gobierno de Nueva Delhi supervisó la puesta en marcha de 0.9 GW de generación de carbón, menos de la mitad del tamaño de las plantas de carbón más grandes de Australia, mientras que 1,2 GW se cerraron y se cancelaron más de 27 GW propuestos.

Christine Shearer, directora del programa de carbón de Global Energy Monitor, ha dicho que el declive global se debió tanto a la crisis económica de la pandemia como a los retiros récord en la Unión Europea después de un aumento en el precio del carbono y el endurecimiento de la regulación de la contaminación. 

La COVID-19 ha sido una oportunidad para que los países volvieran a evaluar sus planes de energía a la luz de la evidencia de que la energía limpia es ahora la opción más barata en muchos lugares.

"Creo que este podría ser un momento en que las cosas se hayan desacelerado lo suficiente como para que los países reconsideren sus planes de carbón", ha explicado, "el gran signo de interrogación es China, y lo que anuncia que hará en su 14º plan quinquenal".

China e India tenían un exceso de capacidad térmica, con centrales funcionando a apenas la mitad de capacidad antes de que ocurriera la pandemia. A pesar de esto, las provincias chinas estaban otorgando permisos para la construcción al ritmo más alto desde 2016. Por el contrario, Vietnam, Bangladesh y Egipto habían prometido o propuesto reducir significativamente los planes de construcción y respaldar el desarrollo de energía renovable y gas.

Shearer también ha señalado que India había "reducido radicalmente" la cantidad de centrales de carbón que planeaba construir a medida que el combustible luchaba por competir con la nueva energía solar y eólica: "No tienen a nadie a quien venderle la energía porque hay alternativas más baratas".

En todo el mundo, se pusieron en servicio 18,3 GW de carbón en la primera mitad del año, y se cerraron 21,2 GW. Aproximadamente 8,3 GW de los cierres fueron en la Unión Europea y, a pesar del voto del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de salvar el sector del carbón, 5,4 GW estuvieron en los Estados Unidos.

España retiró la mitad de sus centrales. Gran Bretaña cerró un tercio de su capacidad de carbón y no produjo electricidad procedente del carbón durante dos meses.

Japón abrió 1,8 GW mientras anunciaba planes para retirar 100 unidades ineficientes de carbón, y Alemania encargó la planta de carbón Datteln de 1,1 GW. Se espera que Datteln tenga una vida corta dado el compromiso alemán de cerrar todo el carbón para 2038.

Alrededor de 72 GW de carbón nuevo planificado fueron cancelados en la primera mitad del año, la mayor parte en India y China, pero 190GW sigue en construcción.

El análisis de los escenarios del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático sugiere que la generación de energía a base de carbón tendrá que caer un 50% por debajo de los niveles actuales para 2030 para poner al mundo en el camino de mantener el calentamiento global dentro de 2ºC de los niveles preindustriales. Alrededor del 75% tendrá que cerrar durante la década para mantenerse por debajo de 1,5ºC.

El año pasado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió una moratoria sobre las nuevas plantas de carbón para 2020 para ayudar a cumplir los objetivos del acuerdo climático de París.

Tim Buckley, del Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero, dijo que la Covid-19 estaba teniendo un impacto significativo no solo en la construcción de la planta, sino también en el pronóstico de la demanda de energía futura. Haría que la construcción del poder del carbón en países como la India sea aún más difícil de justificar, y es probable que acelere el cambio del combustible fósil.

Buckley dijo que la industria de exportación de carbón térmico de 20.000 millones de dólares de Australia, y políticos como Matthew Canavan de la Coalición y Joel Fitzgibbon de Labor, que han argumentado que podría prosperar, deberían prepararse para un declive inevitable de un pico en la generación mundial de carbón en 2018.

"Nadie dice que va a suceder en los próximos cinco años, pero la trayectoria es clara", han dicho, “¿cómo puedes competir con [energía solar y eólica] que tiene un coste marginal de suministro cero? Ellos van a perder. No tengo ninguna duda al respecto".

La pandemia se produjo después de una caída de más de un tercio de los precios del carbón el año pasado, la mayor caída en más de una década, a medida que China intensificó su uso del carbón importado y aumentó su dependencia de la minería local.