España posee reservas minerales en prácticamente todo su territorio. De hecho, está bien posicionada para suministrar los metales necesarios para construir las baterías del futuro y así desarrollar las renovables y los vehículos eléctricos de Europa, según Primary Energy Metals, una compañía canadiense especializada en el negocio del cobalto, cobre, níquel y vanadio.

Noticias relacionadas

Sin embargo, se necesita una Estrategia Española de las Industrias de Materias Primas Minerales Sostenibles, que es lo que pide la asociación Primigea al Gobierno. Una asociación que agrupa a las industrias del sector actualmente representadas por Confedem y Cominroc

"Llevamos años solicitando desde el sector de las industrias extractivas, y por tanto reiteramos una vez más, la importancia de que España desarrolle una Estrategia para el sector moderna, avanzada medioambientalmente, que permita ponerse a la cabeza de la lucha contra el cambio climático y de la descarbonización de la economía", aseguran en su propuesta de hoja de ruta.

Imprescindibles para las renovables

Además, consideran que puede servir de palanca para la Transición Justa y ayudar a la consecución de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y de la economía circular.

Y tienen razones de peso para sostener esa idea. España ha sido tradicionalmente un país líder en industrias mineras del Viejo Continente y además se le considera la zona más mineralizada de la UE.

Por ejemplo en el sur de la Península encontramos las tierras raras, el cobre, el zinc, el plomo, el oro y la plata necesarias para la construcción de los aerogeneradores eólicos, por ejempl. Pero también para las infraestructuras eléctricas, las baterías y la movilidad eléctrica en general.

Entre Zamora y Badajoz es donde se encuentra el segundo yacimiento de litio más grande de Europa, pero también hay tierras raras, estaño, wolframio, níquel, germanio y uranio. También en Castilla-La Mancha, en zonas como Valdepeñas encontramos este tipo de materiales. 

En el norte de España, alrededor de los Picos de Europa, también se almacena oro, tántalo, estaño, cobalto y en la zona oriental potasas.

Distribuidos por varias zonas del país hay importantes reservas de minerales industriales, como son los caolines, rocas ornamentales, rocas industriales y arcillas y las reservas de áridos se distribuyen a lo largo de toda la geografía nacional.

Materias primas minerales que se necesitan para la fabricación de un vehículo eléctrico

En total, son un sector estratégico, absolutamente imprescindible para el desarrollo de la industria energética española, poniendo en valor más de 70 tipos diferentes de rocas y minerales: 7 metálicos, 25 minerales industriales, 7 rocas ornamentales y 27 productos de canteras.

China, líder absoluto en producción

"Por ejemplo, el 85% de la producción de tierras raras está en manos de China", explica a Invertia Enrique Burkhalter director de proyectos de Quantum Minería, "y la mitad de ese porcentaje se encuentra en una mina de 200.000 toneladas al año en Mongolia".

"Las tierras raras son un compuesto de 17 elementos y no todos sirven. Por ejemplo, con el neodimio o el praseodimio se hacen los imanes permanentes para las turbinas de los aerogeneradores eólicos o para el motor eléctrico de una bicicleta o de un patinete", sostiene.

Según Burkhalter, "con el crecimiento de China, Europa puede tener verdaderos problemas para desarrollar su industria, porque la demanda interna del país asiático hace que sus necesidades cubran toda la producción, con lo cual, ¿qué va a poder fabricar Europa si depende de las materias primas de China? Ya hemos visto que ha pasado durante la pandemia".

En el caso del cobalto, "el 60% de la producción está en Congo, pero China ha comprado muchas de las minas en el país africano". El cobalto es uno de los componentes clave de las baterías de iones de litio utilizadas para alimentar vehículos eléctricos.

Por eso, Primigea pide que, para ser congruentes con las políticas de la UE y, en particular, para hacer frente a las necesidades de los ciudadanos a corto, medio y largo plazo, habría que impulsar las empresas mineras 4.0: eficientes, sostenibles y con criterios avanzados de gobernanza.

De esta manera aseguran que "se mantendría la actividad industrial y la cohesión territorial en la España vaciada, mejorando el acceso a los recursos para reducir, asimismo, la dependencia del país y de nuestras industrias de materias primas minerales importadas, especialmente de aquellas procedentes de zonas de conflicto o producidas en terceros países, sin respeto a los derechos humanos, el medio ambiente y la seguridad y salud".

En definitiva, las materias primas son esenciales para el desarrollo de las sociedades modernas. Su acceso y obtención a precios asequibles son fundamentales para la economía de la Unión Europea. Y aunque posea muchos recursos de materias primas, su economía depende en gran medida de las importaciones de materias primas estratégicas.

Datos estadísticos: Un importante efecto multiplicador en empresas, empleo y valor añadido bruto

  • Las 755 empresas del sector gestionan 2.711 explotaciones mineras y 1.925 fábricas. Producen 210 millones de toneladas de materias primas, esto es 4.460 kilos de rocas y minerales por habitante y año.
  • Esta industria está integrada mayoritariamente por pymes y crea un importante valor añadido desde el origen.
  • La componente industrial es esencial para este sector: cada euros generado en la extracción de rocas y minerales, genera 6,75  en la parte industrial. Es decir que de las empresas de las industrias de materias primas generan el 87% de su volumen de negocio en la parte industrial. En total, 23.163 millones, y el 13% en la parte de extracción de materias primas, con 3.447 millones, para un volumen de negocio total de 26.610 millones.
  • En términos de empleo, esta industria genera 319.000 empleos entre directos, indirectos e inducidos, que se distribuyen en: 18.986 trabajadores lo hacen directamente en la parte de extracción y 53.720 en la parte industrial; además, hay 16.215 empleos indirectos en minería y 230.000 en la parte industrial, incluyendo los inducidos.
  • Cerca de 10.000 mujeres trabajan directamente en la industria, representando el 11,2%.
  • Respecto a la contribución a la balanza comercial del país, el sector exporta 11.900 millones y aporta un saldo neto positivo de 1.300 millones.
  • El sector invierte 282 millones anuales.