El temporal Filomena paralizó durante una semana ciudades enteras como Madrid y también negocios como McDonald’s. La empresa se vio obligada a tomar decisiones en varios frentes debido a los problemas que la nieve ocasionó en los más de 100 restaurantes que tiene en la capital, tanto en el servicio de delivery como en el suministro de sus proveedores. Una semana después la empresa hace para Invertia balance de daños y de gestión.

Noticias relacionadas

“Desde el primer momento hemos priorizado la seguridad, tanto de nuestros equipos como de nuestros proveedores y clientes. Por este motivo, la primera medida que tomamos fue cerrar preventivamente aquellos restaurantes que pudieran presentar dificultades en el acceso debido a la fuerte nevada, para después retirar la nieve caída en nuestras instalaciones”, cuenta a Invertia Warren Hoar, Chief Operating Officer de McDonald’s España.

Así, el primer día del temporal cerraron la totalidad de los restaurantes en la Comunidad de Madrid, es decir, algo más de 100 establecimientos. También se vieron afectados algunos restaurantes en Castilla-La Mancha y Aragón, pero poco a poco pudieron ir abriendo y restableciendo la normalidad.

Exterior de un McDonald´s en Madrid durante el temporal.

Normalidad que llegó el viernes por la noche en la capital, con la apertura de los últimos nueve locales que permanecían cerrados desde el inicio del temporal. 

Pero además de las tareas de limpieza, también fue importante la gestión con Havi, el proveedor logístico de McDonald’s. “Ha sido clave para garantizar el suministro a nuestros restaurantes”, indica. Con el suministro garantizado, los restaurantes iban abriendo poco a poco sus puertas para seguir ofreciendo sus productos. 

'Delivery'

Otro de los servicios afectados fue el delivery. De hecho, plataformas como Glovo, Deliveroo y Uber Eats comenzaron a restablecerlo en algunas zonas concretas del centro de Madrid el pasado jueves tras su suspensión el viernes 8 de enero. Algo que también afectó a McDonald’s, ya que se sirve de estas empresas para repartir a domicilios. 

“Estamos trabajando con nuestros agregadores para restablecerlo de forma escalonada, y cuando las condiciones del pavimento sean seguras. Nuestra prioridad en este momento es la seguridad y, por supuesto, ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes”, explica Warren Hoar. 

Así que una semana después, con sus 100 restaurantes abiertos y el delivery recuperándose poco a poco, McDonald’s da por cerrado su gabinete de crisis ante este temporal y da paso a una cierta calma. Eso sí, sin olvidar que seguimos en plena pandemia y que Madrid ha adelantado el cierre de la hostelería a las 22:00 horas