Con unos números rojos que multiplican los de 2018, el cierre de más de 800 tiendas, los recortes en plantilla o los problemas con los proveedores y franquiciados, nada hacía presagiar que 2020 fuera un año positivo para Dia. Sin embargo, la crisis sanitaria ha sido un balón de oxígeno para los planes del magnate Mikhail Fridman, que ha visto cómo sus supermercados venden más que nunca y sus acciones se anotan máximos anuales.

Noticias relacionadas

Con la facturación de las tiendas disparada, Dia ha logrado que su cuota de mercado alcance el 6,6%; su mejor resultado en los últimos doce meses, según la consultora Kantar. Así, es de las cadenas de supermercados que más crece durante estas semanas, por encima incluso de Mercadona

¿Dónde está la clave de este éxito? Dia cuenta con el mayor parque de tiendas en nuestro país: 4.236 establecimientos. Pese a que en el pasado su elevado número de tiendas parecía un problema, ahora es un punto a favor porque la mayoría de estas se ubican en los centros urbanos; lo que facilita las compras rápidas a los ciudadanos en pleno estado de alarma. 

Por otro lado, su marca blanca también se está viendo beneficiada gracias al aumento de venta de productos. El plan de transformación de Dia ideado por el equipo de Fridman incluía una fuerte apuesta por la marca blanca y la racionalización del surtido. Y lo que en un principio fue caótico, ahora está dando buenos frutos. 

Alianza con Glovo

Por otro lado, desde que arrancó la crisis por el coronavirus la compañía ha reforzado su servicio online habilitando más franjas horarias de reparto, incrementado en un 20% la flota de camiones y reforzando los turnos creando uno más de noche. “El volumen de pedidos a almacenes por parte de las tiendas se ha incrementado en un 50%”, señalan fuentes de Dia.

Y además, han ampliado en 1.000 personas su plantilla, especialmente en lo que se refiere a perfiles de preparadores de pedidos, personal de reparto a domicilio y de almacén, aseguran desde la cadena de alimentación. 

Contrataciones que se realizan para complementar la alianza que anunció esta semana con Glovo para repartir pedidos a domicilio desde una red de 500 tiendas distribuidas por toda la geografía española. 

Con este acuerdo, Dia llega con su servicio online a 494 poblaciones, lo que supone ampliar el radio de alcance a 54 poblaciones nuevas, que representan 2,5 millones de personas. Así, Dia y Glovo unen sus fuerzas para ofrecer una amplia gama de productos a domicilio de forma rápida. Esta alianza se suma a la que la cadena ya tenía anteriormente con Amazon Prime Now.

Para poner en marcha esta maquinaria, grupo Dia ha convertido ocho tiendas (cinco en Madrid, una en Sevilla, una en Cádiz y una en Málaga) para uso exclusivo de la preparación de los pedidos online. Estas tiendas se unen a las otras tres que la compañía tenía: una en Madrid y dos en Barcelona. 

Máximos del año en bolsa

Todos esto tiene su reflejo positivo en el mercado bursátil. La crisis del coronavirus llegó en un momento en el que los títulos de Dia se encontraban en mínimos históricos, tras caer hasta los 0,054 euros por acción el día 9 de marzo. “Este hecho, sumado al aumento de la demanda vista en los supermercados por el acopio de productos realizado por los ciudadanos, provocó una primera reacción que llevó los títulos de la compañía hasta los 0,085 justo antes de que decretase el estado de alarma”, explica a Invertia el analista de IG, Aitor Méndez.

Las acciones de la compañía también reaccionan a golpe de anuncio. El acuerdo con Glovo volvió a llevar a la compañía a máximos y ahora los títulos de la cadena se encuentran en los 0,13 euros por acción, "lo que supone un avance de en torno al 53% desde el anuncio del estado de alarma y del 140% desde los mínimos históricos del comienzo de marzo”, señalan desde el bróker online. Este rebote permite a Dia volver a negociar con saldo positivo en el acumulado del año. 

Y lo mejor está aún por llegar. El analista reconoce que la cuarentena y las medias de confinamiento juegan a favor de las acciones de Dia y de los intereses de la empresa. “Muchos de los clientes perdidos por la empresa durante los últimos años han vuelto ahora a la misma a través de la plataforma digital, ante la saturación total que han registrado las webs de todos sus competidores”, afirma.