Entre los rumores de la posible venta y la búsqueda incesante de un socio para Caprabo, Eroski reconoce algunas “ineficiencias” que arrastra su filial en Cataluña en el plano logístico que, además, afecta a su ecommerce y a la cuota de mercado de la cooperativa vasca en todo territorio nacional.

Noticias relacionadas

“Dentro del marco de trabajo centrado en la eficiencia a las plataformas de Caprabo les tocaba una renovación porque desde la cadena de valor trasladamos parte de la ineficiencia a los operadores”, explicó Alberto Madariaga, director de operaciones del Grupo Eroski durante su intervención en un encuentro organizado por la patronal logística UNO.

Este es el motivo por el que Eroski trata de atajar el problema. Así, en 2020 verá la luz la nueva plataforma de distribución de Caprabo en El Prat de Llobregat (Barcelona). Con una superficie de 24.600 metros cuadrados y una inversión estimada de 20 millones de euros. Esta es fruto del acuerdo entre la catalana y Cilsa, sociedad participada por el Port de Barcelona y Merlin Properties, gestora de la Zal Port.

“Nos va a permitir dar mejor servicio porque va a ser más eficiente y ordenar los procesos con los fabricantes y evitar ineficiencias. También sirve para dar un salto en todo lo que tienen que ver con el ecommerce”, reconoce el directivo de Eroski, quien señala que van a “modernizar el proceso de entrega” para que en un año “veamos un Caprabo muy distinto y con una logística muy mejorada”.

Asimismo, Caprabo sigue inmerso en un plan de transformación de sus supermercados con el objetivo de ganar competitividad, adaptar sus tiendas a los cambios del entorno competitivo y adecuar su oferta.

¿Caprabo se vende?

A pesar de los planes de la cooperativa vasca sobre su filial en Cataluña, los rumores sobre su venta nunca han cesado, ni aún cuando la banca dejó de exigir su venta junto al 50% de Eroski Vegalsa o de la marca de ropa deportiva Forum Sport.

El último acuerdo de Eroski con las entidades bancarias permitió refinanciar los 1.540 millones de euros de deuda (el 75% de su deuda total) hasta el 31 de julio de 2024 y salvó a la filial catalana de la venta. No obstante, incluyó una nueva condición: buscar socios empresariales para alguna de las 40 empresas mercantiles, donde se incluye Caprabo.

Una solución que podría ayuda a aliviar la situación económica de la filial. Caprabo cerró el ejercicio 2018 (31 enero 2019) con una facturación de 912 millones de euros, un 8% menos que el ejercicio anterior. Además, registró unas pérdidas de 5 millones de euros debido a las elevadas inversiones acometidas, según datos del Registro Mercantil.

Caprabo lastra la cuota de Eroski

La situación de la cooperativa vasca en España empeora cada año. Eroski se situó en la quinta posición en 2019 con una cuota de mercado del 4,9% (0,4 puntos menos que en 2018), según datos de Kantar WorldPanel. Uno de los motivos está en los problemas de su filial en Cataluña ya que la competencia de Bon Preu y Condis está afectando a sus ventas.

Además, “en 2010 tenía presencia en toda España, pero ahora menos. Mercadona le resta parte del mercado en País Vasco”, explica Florencio García, retail & catman sector director en Kantar. Y lo cierto es que hace una década, la cooperativa vasca era el tercer operador de España con cuotas de mercado que llegaron al 8,1%.