Sabadell ha puesto ya sobre la mesa el número de oficinas que prevé cerrar, ya sea total o parcialmente, en el marco de su reestructuración, que conllevará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.936 trabajadores.

Noticias relacionadas

En total, el banco echará el cierre a 320 sucursales, al tiempo que reconvertirá otras 176 en las llamadas cajas avanzadas, es decir, oficinas que tienen un horario reducido.

Las provincias más afectadas serán Barcelona y Murcia, donde se transformarán 95 y 59 sucursales, respectivamente. Por detrás se situarán Alicante (44), Madrid (38), Asturias (33) y Valencia (30), de acuerdo con fuentes de la negociación.

Junto con los cierres de oficinas, el banco realizará un fuerte ajuste en su plantilla. Por el momento, ha puesto sobre la mesa la salida de 1.936 trabajadores, de los que la gran mayoría, el 85%, corresponderán a la red de oficinas.

El ajuste nace de una búsqueda de eficiencia por parte de la entidad, que en los últimos cuatro años ha visto desplomarse la operativa de sus sucursales casi un 70%, de acuerdo con los datos que el banco ha trasladado a los representantes de los trabajadores en el marco de la negociación, a los que ha tenido acceso Invertia.