Credit Suisse renueva sus estimaciones sobre el sector bancario europeo y sitúa a CaixaBank entre las entidades con más potencial alcista de cara a 2021 tomando como referencia los precios de cierre de 2020. En concreto, la entidad sitúa su precio objetivo en 2,6 euros, lo que implica una mejora del 24%, solo por detrás del 31% que otorgan al italiano Intesa Sanpaolo, con una estimación de subida superior al 31%.  

Noticias relacionadas

Los analistas, además, recomiendan 'sobreponderar' los títulos del banco, mientras que mantienen en 'neutral' a BBVA y Banco Santander. En el caso de la entidad cántabra, Credit Suisse mejora su precio objetivo hasta los 2,6 euros por acción, mientras que para BBVA calculan 3,9 euros, lo que implica un potencial bajista del 3%. 

Dentro de su nuevo análisis, destaca la previsión de la firma de más operaciones de fusiones y adquisiciones en el sector bancario de España en 2021, recordando que el sistema financiero nacional, junto con el italiano, aún cuentan con más sucursales por cada 100.000 habitantes que otros en la región.

A su juicio, las operaciones de concentración continuarán ante el previsible ahorro de costes dada esa correlación entre la densidad de oficinas y la rentabilidad de las entidades

Aún así, los expertos se muestran escépticos con la posibilidad de que los nuevos movimientos impliquen grandes transacciones transfronterizas, destacando el papel de los reguladores como principal traba para cerrar este tipo de acuerdos, además de por las menores sinergias que suponen para el sector. 

Colchón del BCE

A pesar de no contar con un fondo de garantía de depósitos único, clave para una verdadera unión bancaria, el informe de Credit Suisse sí destaca el buen hacer del Banco Central Europeo (BCE) para evitar que la crisis económica derive en una crisis financiera similar a la de 2008 por su impacto en el sector.

En concreto, señala a las entidades del Sur de Europa como las más beneficiadas por las condiciones más ventajosas para las operaciones de liquidez del del organismo monetario, conocidas como subastas TLTRO.

Según sus previsiones, los bancos podrán acceder a estas condiciones de financiación del instituto emisor hasta el próximo 22 de junio, por lo que cualquier incorporación adicional al programa podría crear un "efecto acantilado" que sirva de incentivo para adquisiciones integradas o fusiones y adquisiciones más pequeñas.