El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, está convencido de que obtendrá una compensación económica "adecuada" en el momento en que Bankia ponga fin a su acuerdo de bancaseguros, que se prevé una vez se complete la integración de la entidad en CaixaBank. El directivo asegura que el fin del acuerdo no es relevante para la aseguradora, ya que apenas representa el 2% del total de sus ventas. 

Noticias relacionadas

"Seguiremos siendo el mayor grupo asegurador español en el mundo, con una gran diferencia sobre todos los demás", ha apostillado. Además, confía en utilizar la compensación económica que reciba para iniciar otros proyectos y alianzas que ayuden a seguir proyectando a Mapfre hacia el futuro.

Así lo ha explicado Huertas en su habitual video quincenal, en el que ha destacado las buenas relaciones de estos años con Bankia, como ya hizo el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación del proyecto de fusión con CaixaBank.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, aseguraron la semana pasada que la operación de fusión generará una incompatibilidad en los seguros generales que habrá que resolver, adelantando que "no esperan un destino razonable diferente" al de que se concluya el acuerdo con Mapfre.

En este sentido, Huertas ha relatado cómo, "sin quererlo", la aseguradora se ha convertido en noticia estos días. "No lo hemos buscado, pero estamos saliendo en las páginas económicas de los medios porque Bankia va a ser absorbida por otra entidad y conllevará el fin de los acuerdos exclusivos con Mapfre", ha indicado.

El directivo también ha recordado que las relaciones entre ambas compañías se iniciaron en el año 1998 con la extinta Caja Madrid, aunque el acuerdo actual sea de 2014. "Son más de 20 años de relación de alianza, la más antigua del mercado español", ha subrayado.

Negociaciones

Ambas entidades se sentarán pronto a negociar, aunque la ruptura definitiva puede tardar meses. “Hay una serie de puntos en el acuerdo que regulan este tipo de situaciones (con indemnizaciones), pero ahora no es adecuado cuantificar la indemnización, aunque internamente sí está incluida en cifras”, indica el directivo.

En este sentido, la banca de inversión baraja números distintos del coste de la ruptura. Barclays cifra la penalización en unos 600 millones de euros, mientras que los analistas de Santander la amplían por encima de los 1.000 millones.

Algunas voces apuntan a que ese coste, o buena parte de él, lo asumiría Mutua Madrileña (con un 50,08% en SegurCaixa Adeslas), consciente del enorme salto que supondría el acceso a la red de Bankia. “Tiene todo el sentido del mundo que Mutua pague parte de ese coste por un beneficio futuro y no hay que descartar que el próximo movimiento de la aseguradora sea incrementar su posición en Adeslas”, indica fuentes consultadas.