El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha rebajado la expectativa de recuperar los 24.000 millones de euros del rescate a Bankia, explicando que el cálculo de cuánto se va a poder recuperar tras la fusión con CaixaBank hay que mirarlo "desde el punto de vista de que la alternativa al rescate hubiera sido más costosa para el contribuyente". 

Noticias relacionadas

Preguntado sobre esta posibilidad, Guindos ha evitado dar una respuesta concreta, pero vuelve al discurso de defensa del rescate como fórmula que se empleó para salvar a los depositantes. 

En su opinión, si se hubieran impuesto pérdidas a los depositantes, eso hubiera afectado a todas las demás entidades y la caída del PIB en lo peor de la crisis no hubiera estado en torno al 8% o 9%, sino que hubiera sido "mucho más importante".

Asimismo, Guindos ha asegurado que los pagos que ha tenido que realizar Bankia para compensar a los afectados por las preferentes o por su salida a Bolsa no se hubieran producido de no haber existido el rescate. "El efecto fundamental es que la banca española ahora no genera dudas", ha subrayado.

“El mandato último del FROB es desinvertir y eso sigue en vigor con o sin fusión”, explican las fuentes consultadas que, no obstante, recuerdan que es al Gobierno al que le corresponde aprobar, mediante Consejo de Ministros, una posible ampliación de los plazos establecidos.

Inaceptable para Iglesias 

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, cree que sería "inaceptable" que se perdieran los más de 23.000 millones de euros de dinero público que se inyectó para salvar a Bankia durante la crisis financiera.

Para evitarlo, Iglesias cree que se deben activar instrumentos de política fiscal, debido a que no se le puede decir a los ciudadanos que el dinero prestado para el rescate financiero no se les va a devolver cuando los bancos no perdonan las hipotecas ni los créditos.

Así lo ha indicado el vicepresidente segundo del Ejecutivo en declaraciones a eldiario.es recogidas por Europa Press, donde también ha sido preguntado por el hecho de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le ocultara información sobre la posible fusión entre CaixaBank y Bankia.

En este sentido, Iglesias ha justificado la actuación de Sánchez al señalar que "hay cuestiones que tienen que quedar en el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros", si bien ha añadido que si "algo le hubiera molestado" lo tendrá que hablar con el presidente del Gobierno y no con los medios de comunicación.