La banca española ultima la presentación de cuentas del primer trimestre que Bankinter inaugurará el próximo 23 de abril. Las entidades consultadas por Invertia ya explicaron que no esperaban un impacto significativo del coronavirus en sus cuentas del primer trimestre, dejando para el segundo el agujero que generará la caída de ingresos esperada.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la presentación de cuentas de la gran banca estadounidense ha reabierto el debate sobre la posibilidad de que las entidades europeas, también las españolas, incluyan provisiones frente a la crisis en el primer trimestre, tal y como han hecho los gigantes de Wall Street.

Según publica El Confidencial, los bancos ya estudian adelantar pérdidas, o parte de ellas, a los resultados del primer trimestre. No es para menos. Las entidades estadounidenses han marcado un camino en el que han preferido ‘arrancar’ del tirón las peores perspectivas generadas para el sector.

Provisiones adelantadas

En concreto, JP Morgan, Goldman Sachs, Bank of America, Citi y Wells Fargo han presentado una avalancha de provisiones que suman, en conjunto, algo más de 20.000 millones de euros, provocando un drástico recorte del beneficio que, al menos, podría permitir a las entidades salir algo mejor paradas en la foto en la que se encuadren en los trimestres posteriores.

De momento, las dudas sobre si la banca española seguirá este modelo persisten entre los analistas, incapaces de dar previsiones exactas sobre el beneficio de las entidades para este primer trimestre.

De hecho, el consenso de Refinitiv aún no ha hecho púbicos los datos de previsiones de beneficio de enero a marzo de la banca cotizada, algo que a estas alturas del año es habitual en anteriores ocasiones. Y los que se atreven a dar cifras, no auguran nada bueno para el sector.

En un reciente informe, el director de Alvarez & Marsal para España y Portugal, Fernando de la Mora, ha advertido de que el Covid-19 generará "importantes impactos" en los ingresos y el coste del riesgo de crédito de los bancos españoles, lo que lastrará su beneficio en 2020. Por su parte, los analistas de Barclays son más concretos y cifran el impacto en una caída del beneficio de casi el 50% para este año.

De momento, el sector en Europa puede optar por aplicar ya provisiones de cara al futuro o no, después de que los supervisores decidiesen hace una semanas relajar los requisitos de la normativa contable IFRS9 que, en principio y antes de la situación de excepcionalidad, obliga a la banca a provisionar según las pérdidas esperadas.