El desarrollo de la tecnología y la conciencia medioambiental, cada vez más arraigada en la sociedad, son algunas de las líneas maestras de la apuesta generalizada por implantar en nuestras ciudades y carreteras un ecosistema de movilidad más sostenible y menos contaminante. Es un contexto en el que muchos conductores han vuelto la mirada hacia vehículos movidos por energías renovables, más limpios y con beneficios añadidos como el ahorro o la posibilidad de acceder a zonas restringidas para vehículos tradicionales.

En cifras de Movilidad Eléctrica, se estima que actualmente en torno al 10,7% de los vehículos que circulan en España están propulsados por electricidad. Los números indican que las ventas doblan el registro del año anterior. Se trata de una gran transformación que, por esa vocación de hacer mejor el planeta, trasciende el ecosistema de las carreteras y tiene repercusión en toda la sociedad.

Para el conductor, lo cierto es que poco o nada cambia en la conducción: los vehículos siguen ofreciendo similares prestaciones, están dotados con los mismos sistemas de seguridad (e incluso añaden algunos específicos) y, en general, no hay una diferencia significativa a la hora de manejarlos más allá del sistema de 'repostaje' que, sobre el papel, es la principal diferencia.

Un seguro específico para estos vehículos

Lo que sí es cierto es que este nuevo ecosistema amplía las necesidades que puede tener el conductor tipo a la hora de contar con un seguro que cubra eventuales problemas. Por eso, MAPFRE ha lanzado una nueva línea pensada específicamente para vehículos eléctricos e híbridos enchufables. Se denomina 'Gama Cambio', en alusión a este cambio global en la movilidad urbana que ya está en marcha.

"A medida que se amplían las nuevas formas de movilidad", explica Ramón González Aznar, director de Desarrollo de Negocio de autos de MAPFRE, "también surge la necesidad de diseñar nuevas soluciones aseguradoras para los clientes. En MAPFRE hemos trabajado para entender el nuevo perfil de asegurados de vehículos eléctricos e híbridos y adaptarnos a las necesidades específicas que tienen los usuarios, respondiendo a las demandas de una nueva realidad más sostenible y comprometida con el medio ambiente", cuenta.

En MAPFRE hemos trabajado para entender el nuevo perfil de asegurados de vehículos eléctricos e híbridos y adaptarnos a las necesidades específicas que tienen los usuarios

Ramón González Aznar, director de Desarrollo de Negocio de autos

Por ello, 'Gama Cambio' amplía las coberturas de un coche convencional al ámbito eléctrico. Así, este producto cubre no solo el automóvil; también la torre de recarga del vehículo que tenga instalada en su casa o aparcamiento el cliente, de tal modo que quedan asegurados los posibles desperfectos, incendios o robos. Esta nueva póliza también incluye cobertura para la batería, el cable de carga e incluso la responsabilidad civil por posibles daños en estaciones de carga de terceros.

Pero más allá del tipo de propulsión, está claro que otro de los ámbitos que más han dado forma a los nuevos modelos que han ido saliendo al mercado es su equipamiento tecnológico, cada vez más completo (y complejo). Se puede decir que hay aspectos en los que son prácticamente ordenadores sobre ruedas y puede que en ningún otro aspecto quede tan claro como en el de la conectividad.

La tecnología implícita en este punto ha marcado un antes y un después en el control del coche y en sus prestaciones, especialmente en los vehículos eléctricos e híbridos enchufables. Por eso este seguro también contempla los daños derivados de los ciberriesgos, como por ejemplo los daños que puedan producirse por una manipulación del poste de carga.

Aunque este nuevo producto de MAPFRE está pensado para las particularidades de un vehículo de este tipo, incluye todas las coberturas de los seguros de automóviles tradicionales, como la asistencia en carretera. De hecho, este servicio fundamental también se pasa a un entorno más sostenible, fiel a la apuesta de la firma por la sostenibilidad, ya que cuenta con 25 grúas híbridas y 34 vehículos de asistencia 100% eléctricos. Además de ayudar al cliente esté donde esté, también ofrecen la posibilidad de recarga de batería in situ; y si por cualquier motivo el cliente necesita un coche de sustitución, MAPFRE les facilitará uno con etiqueta 0 o ECO.

Otra de las ventajas que incluye 'Gama Cambio' surge, precisamente, del énfasis puesto por la entidad en el desarrollo de sus políticas más respetuosas con el medio ambiente. En el contexto de sus alianzas con otras compañías, la aseguradora le da a los clientes que contraten esta nueva póliza dos meses de recarga gratuita en la red pública de Iberdrola.

Resolución de dudas sobre el coche eléctrico

Aunque, como hemos señalado, el manejo de un vehículo eléctrico es similar al de uno tradicional, sí es cierto que, para quien no tenga uno o no lo haya probado, la información que existe sobre el tema pueda resultar abrumadora. Por eso, el servicio de orientación del programa de fidelización MAPFRE teCuidamos ofrece un servicio de asesoramiento para resolver todo tipo de dudas al respecto. Los clientes que ya tengan un coche de este o incluso los que piensen en hacerse con uno en el futuro pueden recibir información clara sobre su funcionamiento, mantenimiento e incluso las ayudas disponibles que pueden hacer más atractiva su compra.

En este sentido, las cifras señalan que este paradigma de movilidad eléctrica es el futuro, al menos a corto y medio plazo. Por eso, además de las ventas en constante ascenso, el Gobierno también ha anunciado la tercera fase de su Plan Moves, que incentiva este mercado con hasta 7.000 euros de ayuda y hasta el 80% del coste de las torres de carga. Se trata de medidas que aseguran este tránsito y que posicionan a 'Gama Cambio' como un producto pionero en el sector y como la bandera de un nuevo tipo de productos más adecuados a la sensibilidad de la sociedad.

De hecho, esta preocupación medioambiental va más allá de su cartera de productos, ya que MAPFRE es una firme defensora de la economía circular en el desarrollo de su actividad. Esto es especialmente visible en la labor que realiza CESVIMAP (Centro de Experimentación y Seguridad Vial MAPFRE). En sus instalaciones punteras en Ávila almacena y reutiliza recambios de vehículos siniestrados a los que puede dar un nuevo uso.

Un verdadero ejemplo de su apuesta por la economía circular es CESVIrecambios, el Centro Autorizado de Tratamiento  de CESVIMAP. Creado en 2004, ha reciclado más de 45.000 vehículos fuera de uso. Descontamina componentes peligrosos, como baterías y los fluidos del vehículo (aceites, líquido de frenos, anticongelante, combustible, etc.), recupera piezas que pueden tener una segunda vida y recicla materiales que pueden utilizarse en multitud de usos industriales.

Actualmente, este centro, ubicado en Ávila, trabaja también en la reutilización de las baterías de vehículos eléctricos e híbridos. Con el aumento de la compra de estos vehículos, ha aumentado también la preocupación por conocer el destino final de sus baterías de litio. Una vez finalizado su ciclo de vida, habrá que reciclarlas, como ya se hace con las tradicionales.
 
MAPFRE a través de -CESVIrecambios-se ocupa de la recuperación de las baterías de los vehículos alternativos asegurados en la compañía. Asimismo, trabaja en un proyecto de reutilización de las baterías recuperadas para darles otra vida, mientras tienen una capacidad de almacenamiento energético.