El Consejo de Ministros ha aprobado el III Plan de Acción para la Internacionalización de la Economía Española 2021-2022. Un plan necesario para abordar la recuperación económica, ambicioso porque puede llegar a movilizar más de 4.600 millones de euros de recursos públicos.

Noticias relacionadas

Se trata de “un plan fruto del consenso y de la colaboración público-privada, dos ejes sobre los que el Gobierno quiere construir la recuperación que España necesita. Un plan alineado con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia”, según ha asegurado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto

El objetivo principal es que el sector exterior sea un pilar clave para la recuperación de nuestra economía tras la Covid. De ahí que uno de los objetivos sea aumentar la base de empresas españolas que exporten regularmente, promoviendo mayor acceso de las pymes a los mercados exteriores. 

De los 4.681 millones de euros que se destinarán al plan, la cuantía más importante, dotada con 2.021 millones de euros, se dedicará a la contratación de seguros por cuenta del Estado, que gestionará CESCE, así como 1.600 millones más para que el ICO pueda financiar nueva actividad internacional.

Igualmente, el plan contempla 500 millones de euros para el Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM), otros 350 millones para el Fondo de Inversiones en el Exterior (FIEX-Cofides) y 131 millones para el Icex. Cofides recibirá 44 millones incluidos en el Plan, mientras que el Fondo para Operaciones de Inversión en el exterior de las Pymes (FONPYME) gestionará otros 35 millones.

Objetivos del plan

Para ello, haciendo uso de nuevos instrumentos de big data, se ofrecerá a las empresas herramientas de autodiagnóstico y se identificará vocación exportadora y potencial de internacionalización en nuestras empresas a partir de los Programas de Ampliación de la Base Exportadora (PABE) y de los servicios de Apoyo Personalizado para la Internacionalización Empresarial (APIEm).

También se busca diversificar los mercados de destino de exportación e inversión, buscando la apertura de nuevos mercados con un nuevo instrumento, en el marco del Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM), para la financiación no reembolsable de estudios de viabilidad, asistencias técnicas y consultorías, con prioridades sectoriales y geográficas. 

Asimismo, el plan marca como objetivos consolidar la presencia permanente en los mercados de destino de las empresas españolas a través del nuevo programa ICEX Localiza; aumentar la resiliencia del tejido productivo y exportador potenciando los instrumentos financieros; y promover la transformación digital y la sostenibilidad entre las empresas internacionalizadas como vectores de competitividad internacional; 

Otro aspecto clave será el de desarrollar el talento para la internacionalización como factor de competitividad de las empresas y clave para su crecimiento a través del Programa VIVES, para facilitar el acceso al mercado laboral a través de prácticas en empresas ya internacionalizadas. Además, han puesto en marcha una plataforma Mujer e Internacionalización para crear una red de apoyos y de alianzas que animen a la vocación internacional de las mujeres.

Por último, se plantea la necesidad de impulsar el atractivo de España como receptor de inversión extranjera. Destaca el Programa Innova Invest, que permitirá que España siga ocupando los primeros puestos como receptor de proyectos greenfield en actividades innovadoras, de alto contenido tecnológico y de talento. 

Este Plan de Acción 2021-22 se suma a las acciones emprendidas en el ‘Plan de Choque frente a la COVID-19’ que, desde el Gobierno de España y a través de la Secretaría de Estado de Comercio, se puso en marcha con medidas urgentes e inmediatas para mitigar el impacto de la crisis sanitaria sobre el comercio exterior.

Consumidores electrointensivos

El segundo acuerdo que hemos aprobado en el Consejo de Ministros es la autorización al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de la primera convocatoria para la concesión de subvenciones para compensar ciertos cargos repercutidos en los costes de la electricidad, un mecanismo recogido en el Estatuto de los consumidores electrointensivos, por un importe máximo de 91 millones de euros.

El objeto de esta convocatoria es la compensación de los cargos por la financiación de la retribución específica a renovables, cogeneración de alta eficiencia y por la financiación adicional en los territorios no peninsulares. 

La ayuda máxima que podrá percibir cada beneficiario será un 85% de la parte correspondiente a la financiación de los cargos soportados por los consumidores electrointensivos en el año 2020.

Con la puesta en marcha de este mecanismo se completa el conjunto de ayudas a las que se pueden acoger estos consumidores, encaminadas a mitigar los efectos de los costes energéticos sobre la competitividad, y que ha permitido activar un mecanismo de cobertura de riesgos derivados de la adquisición de energía eléctrica a medio y largo plazo por consumidores electrointensivos por importe de 600 millones de euros.

Asimismo, la compensación de costes por emisiones indirectas de gases de efecto invernadero para empresas de determinados sectores y subsectores industriales a los que se considera expuestos a un riesgo significativo de fuga de carbono por importe de 79 millones de euros, ampliable en función de la disponibilidad presupuestaria.

En estos momentos están activados todos los instrumentos de ayuda a la industria electrointensiva por un importe de 770 millones de euros, un sector que es prioritario en la agenda del gobierno.