Sevilla

La llegada de la Navidad se hace notar con varias señales: la emisión del anuncio de la Lotería, los mil y un turrones en los supermercados y la instalación del alumbrado navideño en nuestras calles. Detrás del debate sobre su instalación y las aglomeraciones que podría generar, hay una empresa encargada de encender la Navidad en todos los rincones del planeta. Así es como Ximenez Iluminación continúa su millonario negocio en plena crisis de Andalucía al mundo.

Noticias relacionadas

Esta historia empieza en 1945 cuando Francisco Jiménez Carmona fabricó e instaló una estrella hecha a mano con varias luces en su tienda de electrodomésticos en Puente Genil (Córdoba). La artesanal idea despertó gran interés desde los vecinos hasta el Ayuntamiento que le encargó la iluminación de la calle principal del municipio. El boca a boca se extendió a otras localidades de la provincia y del país.

Con una trayectoria nacional respaldada, los nietos del fundador deciden ir más allá y situar la empresa en el mercado internacional. La ambición se materializó con proyectos activos en los cinco continentes. Así lo recuerda el CEO de la empresa, Mariano Ximenez, en declaraciones a Invertia. A su juicio, la clave del éxito empresarial es simple: proporcionar una oferta de soluciones integrales, innovadoras, responsables y de calidad.

Trabajo de Ximenez Iluminación en Madrid

Las cifras avalan el éxito. Al cierre de marzo de 2020, la facturación del grupo ascendió a los 43,7 millones de euros y el promedio mensual de trabajadores superó los 400 puestos directos. En la campaña de Navidad las cifras se disparan: emplea a más de 580 personas, el 80% de la localidad natal de la empresa. Además, los tentáculos de trabajo se extienden a otros muchos sectores.

Sin embargo, la Covid-19 también ha afectado al millonario grupo. La cancelación de ferias y fiestas mayores provocó la aplicación de un ERTE que finalizó en septiembre con la recuperación del 100% de la plantilla. La empresa da por superada la adaptación a la nueva normalidad, entre otras cosas, por su continuo proceso de transformación.

Mercado internacional

Los herederos de Ximenez siguen su plan de extensión internacional. La empresa ha asentado sus filiales en España, con centros en Barcelona, Alicante, Madrid, Vigo y Málaga. A ellas se suman otras a miles y miles de kilómetros. Cuenta con oficinas de representación internacional en Andorra, Portugal, Francia, Holanda, Escocia, Suecia, Noruega, Estados Unidos y México.

Centra sus proyectos tanto en iluminación festiva para la administración pública como para el sector privado. Todo esto hace que la firma cordobesa haya estado y esté presente en las grandes ciudades del mundo: Nueva York, Moscú, Berlín, Madrid, Málaga, Vigo, Barcelona, Bruselas, Dubái, Bogotá, Perth, Malabo, Milan, Oslo o Londres.

A la larga lista de capitales se suman marcas líderes como Tiffany’s, Swarosvki, Inditex o Desigual. Según recuerda su CEO, algunos de los proyectos más representativos de Ximenez Group el año pasado se desarrollaron en la Ciudad de Panamá, con un megaproyecto de más de tres millones de puntos de luz; o en Denver, con el árbol digital más alto de Estados Unidos.

Reactivación económica

La siguiente tarea es cómo contribuir a la recuperación económica del país en plena segunda ola de la Covid-19. En esto, Ximenez Iluminación también cuenta con ventaja. Los ayuntamientos han centrado en la iluminación navideña sus estrategias de recuperación para el último trimestre del año. El ejemplo más claro es el de Vigo que en 2019 recuperó la inversión en el primer fin de semana tras su inauguración.

Trabajo de Ximenez Iluminación en Vigo

“La iluminación de Navidad es un motor de dinamización de la vida económica y social de las ciudades. Una atracción turística y cita obligada de miles de personas en nuestro país. La visita navideña genera beneficios a otros sectores y promueve la economía y el consumo local”, defiende Mariano Ximenez.

En este punto también juega un papel importante el equilibrio entre salud y economía. En este sentido, la empresa ha innovado adaptando sus light shows para evitar aglomeraciones. En el caso de la calle Larios de Málaga, en lugar de establecer pases en horas determinadas se ha apostado por música ambiental continua.

Sobre el futuro económico, desde Ximenez Iluminación inciden en el trabajo conjunto entre gobiernos y empresas. "Debemos trabajar todos juntos para generar riqueza y promover el empleo local en cada provincia de España. La iluminación navideña es un recurso estratégico. Estamos comprometidos con la recuperación de la economía y el futuro del país", zanjan desde la compañía. Así lo demuestran con su último eslogan. Volveremos a brillar