La dirección de Nissan y los sindicatos han llegado a un acuerdo que asegura que al menos hasta diciembre del 2021 no podrá haber despidos forzosos, aunque sí bajas voluntarias en las plantas de Zona franca, Moncada y Sant Andreu de la Barca.

Noticias relacionadas

En este tiempo los gobiernos central y autonómico buscarán una alternativa o alguna empresa que se haga cargo de las instalaciones y de la mayor parte de los empleos. En marzo Nissan presentó un ERE que afectaría a 2.525 trabajadores tras el anuncio del cierre de sus principales fábricas en España.

Este acuerdo se ha logrado tras más de 25 horas de reuniones y tras la propuesta de la empresas que incluía aplazar el cierre de las plantas hasta finales del 2021 si los trabajadores ponían punto y final a la huelga indefinida.

También se propuso un aumento de las indemnizaciones y que los menores de 50 años que abandonaran la empresa a partir del 1 de enero del año que viene tuvieran preferencia en la contratación de la empresa que se instalará en Barcelona para ocupar el lugar de Nissan.

También clasificaba a los trabajadores en función de la edad, con indemnizaciones que llegaban hasta el 90% de salario hasta los 63 años para los mayores de 54 años.

Nuevas condiciones

Finalmente se ha pactado que los menores de 50 años reciban una indemnización de 60 dias por año trabajado (sin tope), y también se ha mejorado el tratamiento del colectivo de entre 50 y 54 años, el más vulnerable a la hora de pensar en una recolocación, y que tampoco pueden pensar en una prejubilación por edad.

La salida de Nissan de España y de Cataluña es un duro golpe para el sector de la automoción española. Con un peso aproximado del 10% del PIB y casi 3 millones de vehículos producidos en 2009, el sector es una pieza clave en la balanza comercial ya que la mayor parte de ellos tiene como destino el extranjero.

Es por ello que el Gobierno central y la Generalitat se han involucrado directamente para evitar el cierre y la pérdida de empleos. Con la moratoria de Nissan de mantener su funcionamiento hasta diciembre de 2021, la administración gana tiempo para buscar otra solución: las apuestas van desde la nacionalización hasta incentivos para que otra compañía coja el testigo de Nissan.

Nissan lleva instalada en España desde los años 80 y la planta de Barcelona, formada por los centros de producción de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu, representa el 80% de la plantilla.

El 20% restante está repartido en las factorías de Ávila y Cantabria, cuya supervivencia está a priori asegurada ya que fabrican y distribuyen pieza para toda la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi.