Tras el negro panorama económico del mes de abril, los empresarios ven algunos tímidos 'brotes verdes' que permiten mantener la esperanza en una recuperación, aunque se muestran preocupados por la subida de impuestos anunciada por el Gobierno.

Así se desprende del informe La empresa española ante el covid-19 elaborado por KPMG y la CEOE, que revela que un 65% de los directivos españoles considera que reducir la presión fiscal sería clave para estimular la recuperación y más de la mitad cree que es prioritario mejorar la eficacia del gasto público.

En concreto, seis de cada 10 empresarios estima que se debería reducir el Impuesto de Sociedades. También un 60% opina que se deberían revisar a la baja los impuestos sobre las personas, mientras que un 50% propone disminuir los impuestos indirectos.

La reactivación económica ha mejorado "ligeramente" las expectativas de las empresas. Pese a que el número de directivos que prevé que su facturación se reduzca en los próximos 12 meses sigue siendo mayoritario, cada vez son menos los que esperan una caída. En concreto un 56%, frente al 77% del mes de junio.

Así, seis de cada 10 ejecutivos entrevistados no espera recuperar los niveles de facturación previos a la crisis antes de 2022 y sólo uno de cada 10 afirma que sus ingresos no han caído como consecuencia de la pandemia.

Fuente: KPMG.

En este contexto, con motivo de la presentación del informe, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha destacado la importancia de "generar confianza" para que las empresas puedan crear riqueza y empleo para impulsar la salida de la crisis.

En este nuevo panorama, las previsiones de despidos son también inferiores, aunque no se descartan pese al alto volumen de trabajadores que han perdido el empleo en esta crisis del covid-19. En concreto, el porcentaje de empresarios que prevé recortar puestos de trabajadores alcanza el 39%, lo que supone 12 puntos porcentuales menos que en abril. 

En este contexto, las expectativas de inversión también mejoran algo. Quienes esperan reducir sus inversiones en 2020 pasa del 64% al 45%.

Al igual que pasó en la última crisis, la diversificación será parte de la estrategia de la recuperación de muchas compañías. El 14% de los directivos encuestados asegura que aumentará la internacionalización. Sólo que ahora, esa conquista del exterior vendrá acompañada de una fuerte apuesta por la digitalización, que forma parte de las prioridades estratégicas del 57% de los entrevistados.

"Los próximos meses serán claves para el futuro de las empresas, seis de cada 10 aplicarán reestructuraciones operativas, aunque también pondrán el foco en la transformación digital, dado que el canal digital seguirá siendo el que experimente mayores crecimientos a futuro", explica el presidente de KPMG, Hilario Albarracín.

Modelo productivo

La inversión en I+D, la reforma del sistema educativo y la puesta en marcha de palancas para mejorar la competitividad figuran entre las prioridades de los empresarios a la hora de abordar la modernización del tejido productivo.

En lo que hay un amplio consenso en el mundo de la empresa es en avanzar en la integración europea. El 92% de los empresarios del sondeo es partidario de avanzar en la armonización y comparabilidad de la información financiera y no financiera de las empresas entre los diferentes países.

El informe La empresa española ante el covid-19 se realizó con encuestas hechas entre el 15 y 22 de junio entre 681 directivos de 25 sectores.