El sector de las peluquerías y salones de belleza reclama al Gobierno en el inicio de la desescalada la bajada del IVA del 21% al 10% para reactivar su actividad, según ha informado en un comunicado la Alianza por la bajada del IVA, que se constituyó pocas semanas antes del inicio de la crisis del coronavirus.

Noticias relacionadas

En concreto, las peluquerías han recordado que la presión de un IVA "desproporcionado" al 21% ha provocado el retroceso y la degradación de los salones de peluquería durante los últimos ocho años. "Parece que es el momento imprescindible para aplicar una bajada al IVA reducido del 10% al sector de las peluquerías para apoyar la recuperación de su actividad", han subrayado.

De esta forma, creen que la recuperación del IVA reducido debe ser una herramienta fundamental para apoyar y dinamizar la actividad de las peluquerías durante este proceso de vuelta a la actividad y estima que una bajada del IVA al 10% podría producir una inyección de 451 millones de euros en un sector que estima unas pérdidas de 1.280 millones de euros para este año.

El 42% de pymes amenazadas

El sector ha recordado que la crisis causada por el coronavirus amenaza al 42,4% de las micropymes que componen el sector, lo que conllevaría la pérdida de más de 16.000 puestos de trabajo.

Además, reiteran que sin la aprobación de los ERTE flexibles y sin resolver el problema de los alquileres, ni la inyección de liquidez por parte de los bancos y los créditos ICO, la apertura de los establecimientos supone una amenaza que puede provocar la ruina del sector.

Por otro lado, la Alianza ha subrayado que desde hoy se va a recuperar parcialmente con cita previa la actividad, que debe de cumplir "escrupulosamente" unos protocolos para garantizar la seguridad higiénico-sanitaria, que "necesariamente" tiene que limitar y mermar sus resultados económicos y que tras el inicial pico de actividad "no hay ninguna garantía" de que este sector no se vea afectado por la crisis económica.

En este sentido, ha reclamado la atención necesaria al sector de las peluquerías teniendo en cuenta la importancia de su actividad tanto a nivel higiénico como de refuerzo del ánimo y la psicología de los ciudadanos en un momento clave en el que debería de producirse la recuperación de la nueva normalidad.