Los sindicatos celebran la decisión del Gobierno de prohibir los despidos durante la crisis del coronavirus. De hecho, era una de las peticiones que habían hecho al Ejecutivo en las últimas semanas. 

Noticias relacionadas

El primero en reaccionar ha sido el líder de UGT, Pepe Álvarez, quien ha insistido en que los "empresarios tienen que saber que estamos en emergencia, y en esta situación el despido no es el procedimiento" adecuado. 

A su juicio, el Consejo de Ministros acierta con la decisión adoptada ya que de esa manera la única fórmula para que se puedan regular plantillas es el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). 

Se trata de la primera reacción de los agentes sociales a la prohibición de los despidos, pero también a la decisión de que no se puedan extinguir los contratos temporales. De hecho, estos quedarán automáticamente renovados. 

Ha sido la ministra de Empleo, Yolanda Díaz, quien ha explicado tras el Consejo de Ministros que esta decisión se adopta para evitar abusos y que el objetivo último de la medida es lograr que los empresarios opten por los ERTE "que se han flexibilizado". 

Eso sí, Díaz ha dejado claro que el Ejecutivo (vía Inspección de Trabajo) va a controlar todos y cada uno de los expedientes que presenten las empresas. De ahí que haya reclamado "ejemplaridad" a los empresarios en un momento como este.