Cellnex y Bouygues Telecom han alcanzado un acuerdo estratégico que les llevará a ser socios de una nueva compañía (51% Cellnex, 49% Bouygues Telecom, y en la que Cellnex mantendrá el 100% de los derechos económicos), destinada a desplegar una red nacional de fibra óptica en Francia para proveer conectividad móvil y fija basada en fibra y acelerar el despliegue del 5G en el país.

Noticias relacionadas

La inversión prevista hasta 2027 alcanza los 1.000 millones de euros, que se destinarán al despliegue de una red de hasta 31.500 km, interconectando las torres de telecomunicaciones que dan servicio a Bouygues Telecom –de las cuales 5.000 pertenecen y son operadas por Cellnex-, con la red de “metropolitan offices” destinadas a albergar centros de proceso de datos (Edge Computing).

La operación ha contado con la participación de BNP Paribas como entidad asesora, aseguradora del paquete de deuda y agente facilitador, según ha podido saber Invertia de fuentes conocedoras de los términos del acuerdo.

“El acuerdo para desplegar un auténtico anillo de fibra en Francia que interconecte a distintos elementos clave para el ecosistema fijo y móvil –comenta Tobias Martínez, CEO de Cellnex-, desde las torres, hasta los centros de proceso de datos distribuidos en la red –edge computing-, pasando por las small cells, es la apuesta por un modelo de colaboración holístico con nuestros clientes clave, que permita una
planificación y ejecución eficiente de las redes de infraestructuras de telecomunicaciones.”

Con esta operación, prosigue el CEO de Cellnex “reforzamos nuestra relación de partenariado estratégico y a largo plazo con Bouygues Telecom, una relación que se fraguó en 2016 con nuestro primer acuerdo y que desde entonces no ha hecho más que crecer y consolidarse.” 

El Director de Red de Bouygues Télécom, Jean Paul Arzel, ha subrayado que "estamos muy satisfechos de colaborar nuevamente con Cellnex mediante este acuerdo que nos brindará la oportunidad de mejorar la capacidad de nuestra red fija y móvil a través de una infraestructura de fibra óptica de alto rendimiento, e impulsar y acelerar nuestro despliegue del 5G. También nos permitirá desarrollar nuevos servicios para nuestros clientes B2B y continuar ofreciendo una excelente calidad de servicio a todos nuestros clientes".

Resultados económicos

Este miércoles Cellnex también presentó sus resultados de 2019 con unas pérdidas de nueve millones de euros en 2019, lo que supone un descenso del 40% respecto a los números rojos de 15 millones de euros de un año antes. La compañía ha justificado este resultado por unas mayores amortizaciones y costes financieros.

La empresa registró unos ingresos de 1.035 millones de euros, un 15% más respecto a los 901 de 2018, y un ebitda de 686 millones de euros, un 16% superior a los 591 de hace un año.

Los servicios de infraestructuras para operadores de telecomunicaciones móviles  aportó a los ingresos totales el 67,5%, con 699 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 19% respecto al cierre de 2018, mientras que la actividad de infraestructuras y servicios de difusión audiovisual contribuyeron en un 22,7%, con 235 millones.

El negocio de redes de seguridad y emergencia y soluciones para la gestión inteligente de infraestructuras urbanas aportó un 9,8% de los ingresos, con 101 millones de euros.

Procedencia de los ingresos

A cierre de 2019, el 51% de los ingresos y un 60% del ebitda se han generado fuera del mercado español, e Italia es el segundo mercado más importante, con un 26% de los ingresos del grupo.

Cellnex ha llegado a un total de 36.471 emplazamientos operativos a finales de año: 9.794 en España; 10.121 en Italia; 9.192 en Francia; 5.270 Suiza; 921 en Holanda; 608 en Reino Unido, y 565 en Irlanda, a los que se han sumado 1.995 nodos.

La deuda neta de la compañía a finales de diciembre de 2019 se ha situado en los 3.938 millones, frente a los 3.166 a cierre de 2018.

El operador de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas prevé para este año un ebitda entre los 1.065 y 1.085 millones de euros; un crecimiento del flujo de caja libre y recurrente de alrededor el 50%, y un incremento del 10% en el dividendo del ejercicio.