Francisco Reynés (Palma de Mallorca, 1963, y presidente de Naturgy desde febrero de 2018) lleva unas semanas frenéticas. A comienzos de mes batió las previsiones del mercado al anunciar un beneficio superior al esperado.

Noticias relacionadas

Tras acometer un duro ajuste el año anterior para poner en marcha un plan estratégico que culminará en 2022, la compañía ganó 1.401 millones de euros. Sin contar con los saneamientos de 2018, el beneficio de su negocio aumentó un 15%. 

Después de unos días de road show para explicar sus cuentas, el presidente ejecutivo de Naturgy recibe a INVERTIA en la sede de la compañía en Madrid. Su plan de ahorro de costes para mejorar la eficiencia del grupo es una de las palancas más destacadas por los analistas.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. Jorge Barreno.

Reynés considera que “hay que ser eficiente en todo en la vida”. Pero prefiere mirar más allá dentro de una transformación imprescindible para adaptar su negocio del gas a un nuevo tiempo en el que la sociedad demanda más sostenibilidad.

INVERTIA abre una nueva etapa y una cuestión que interesa a sus lectores es la retribución al accionista. La rentabilidad por dividendo de Naturgy ya ronda el 6%... 

Esa rentabilidad depende de la valoración de la compañía. No hemos hablado nunca de yield [rentabilidad] porque presupondría valorar la compañía y creemos que tiene más valor del que le da el mercado. Tampoco hablamos de pay-out [porcentaje de beneficio dedicado al dividendo] porque es una limitación contable y las utilities, que son generadoras de caja, deberían retribuir por algo más sofisticado que el puro beneficio contable. Una demostración de que el yield no es un indicador es que estamos comprando acciones nuestras porque pensamos que la compañía puede tener más recorrido de valor. A no ser que encontremos un producto que tenga sentido, pensamos que Naturgy es una buena inversión. 

No es la primera vez que afirma que Naturgy está preparada para "bailar" en un contexto de fusiones. Pero el mercado también espera desinversiones...

Uno de los objetivos del plan estratégico era la simplicidad. Las compañías se simplifican cuando sus negocios son más concretos, están más focalizados. Hemos buscado la forma de vender todos aquellos negocios que bien por su tamaño, bien por sus perspectivas, no tenían capacidad de crear valor. Ejemplos: Sudáfrica, Kenia, Moldavia, Italia, Países Bajos, etcétera. Eso no significa que queramos reducir la empresa. En el mundo de las utilities hay ejemplos claros de compañías que estando presente en pocas geografías tienen en todas un tamaño relevante y eso les da un gran tamaño como grupo. Teníamos muchísimas cosas muy pequeñas y la complejidad de la gestión, unida con la falta de sinergias hacía que estas inversiones tuvieran muy poco recorrido.

Teníamos algunas inversiones muy pequeñas. Por su complejidad de gestión y falta de sinergias tenían poco recorrido

¿Qué papel va a jugar el gas en la Transición Ecológica. ¿Están cómodos con el plan del Gobierno?

Tiene mucho sentido ir abandonando de forma paulatina tecnologías más sucias, como pueden ser las térmicas de carbón. Lo hemos firmado entre todos y la sociedad está pidiendo avanzar hacia tecnologías más seguras y más limpias. Pero el sistema debe garantizar también la estabilidad de suministro y todas estas tecnologías que se han ido abandonando en el mix energético tienen que tener como contrapartida alguna que sea capaz de soportar las carencias de las horas valle de producción. Para nosotros, la más amistosa con el medioambiente, la que reacciona con más rapidez y eficiencia son los ciclos combinados de gas.

¿Hacia dónde debe evolucionar el gas para consolidar ese papel en el nuevo mix energético?

Trabajamos en incorporar gases renovables e hidrógeno para convertir el gas en un combustible más amistoso. El gas no es tan amistoso como nos gustaría, pero hay que reconocer que lo es mucho más que otros combustibles de origen fósil. Como las transiciones son eso, transiciones, no podemos pretender llegar de donde estamos a donde queremos ir en una sola etapa. El objetivo final es muy loable. Deberíamos apoyar a todo el mundo que haga cosas por el medioambiente porque esto es reducir la hipoteca de las próximas generaciones. Pero tenemos que hacerlo considerando todas las herencias del pasado. No podemos empezar de cero. Hablamos de un sector con inversiones a muy largo plazo.

Las transiciones son eso, transiciones, no podemos pretender llegar de donde estamos a donde queremos ir en una sola etapa

En el último año han reforzado su inversión en renovables...

Hemos demostrado que cumplimos con lo que decimos. En nuestro plan estratégico dijimos que queríamos hacer un giro hacia un mayor mix energético en la electricidad y dentro de electricidad, hacia tecnologías de energías renovables. Y lo hemos hecho en 2019. Es el año de la historia de la compañía que más se ha invertido en renovables. Junto con la modernización de las redes de electricidad, hemos invertido en esa dirección ocho de cada 10 euros. Un 80% de nuestra inversión ha sido para la transición energética.

¿Cómo impactará en sus inversiones futuras el recorte de la CNMC a la retribución del gas?

La CNMC ha ido evolucionando su modelo de retribución de gas. Empezó con un recorte mucho más significativo que el que ahora está revisando el Consejo de Estado. Las circulares aún no son definitivas para poder dar una opinión. Desde el principio, dijimos que si España quiere ir gasificando para eliminar otras alternativas mucho más sucias tiene que haber una retribución a la distribución suficiente para poder pagar las inversiones. La primera propuesta era un gran recorte de la retribución y la segunda sigue siendo un recorte muy significativo. Espero que de aquí a que se cierre la retribución definitiva se tenga presente ese incentivo o desincentivo a la inversión. En función de cómo quede adaptamos nuestros planes de inversión, como es lógico.

La acción de Naturgy se ha recuperado de la caída que sufrió cuando se anunció el primer recorte...

Hubo una reacción del mercado al primer borrador de las nuevas circulares de retribución de gas. Pero después han pasado otras cosas internas y externas que han hecho que la acción fuera evolucionando bien. La acción ha ido valorando otros hechos, como que en el tercer y cuarto trimestre hemos vuelto a cumplir, yo diría que a superar, las expectativas del mercado con los resultados de la gestión. No podemos decir, ni de lejos, que el mercado haya mejorado la cotización de Naturgy solo por la revisión regulatoria. Es una suma de cosas.

No podemos decir que la cotización de Naturgy ha mejorado solo por la revisión regulatoria

¿Le preocupa el contagio del coronavirus a la economía y su impacto en los precios del gas?

El coronavirus afecta al índice de producción industrial y lo que impacta de forma muy relevante en los precios del gas es el crecimiento industrial en China porque es el primer consumidor del mundo en gas natural licuado. Las expectativas de consumo de China estaban previstas por encima de lo que están siendo y las inversiones en nuevos trenes de licuefacción se realizaron con esas perspectivas. Esa oferta sale ahora al mercado en un momento en el que el consumo de China es menor del previsto, lo que ha provocado un desplome de los precios del gas.

¿Y le preocupa la desaceleración de la economía española?

Preocupa cualquier desaceleración de cualquier economía en la que estemos presentes, sobre todo cuando está ligada a factores básicos de producción. Nos preocupa mucho el crecimiento económico porque es el motivo para la generación de riqueza a través de dos políticas: de inversión y de empleo. Si no hay crecimiento económico, no hay inversión y no hay empleo. No solo en España, en todos los países en los que estamos presentes. Fomentar el crecimiento es crear riqueza y lo mejor que podemos hacer para un país es crear riqueza. Ya discutiremos después cómo se distribuye, pero discutamos primero cómo la creamos.

Primero hay que discutir cómo creamos la riqueza y ya discutiremos después cómo se reparte

La distribución de la riqueza afecta al governance de la empresa, Naturgy ha puesto en marcha un sistema de retribución al consejo muy novedoso que reducirá sus costes...

Siempre hemos querido hacer algo que es sencillo pero complejo de aplicar. Redujimos el número de consejeros, había una comisión ejecutiva y ahora no hay porque una comisión ejecutiva siempre da a los consejeros una categoría de 'miembro / no miembro' o 'número uno / número dos'. Hay que retribuir adecuadamente el esfuerzo y dedicación de los consejeros. Con nuestra nueva política de retribución se retribuye el esfuerzo, la dedicación y la asistencia. Es muy relevante que haya un tope. Retribuir por sesión podría llevar a la paradoja de que la gente quisiera hacer más sesiones, pero hay un máximo que se puede cobrar. Se harán las que sean necesarias, pero con un máximo en la retribución.

Solo hay una mujer en el consejo de Naturgy. ¿Les preocupa estar rezagados en diversidad?

Somos conscientes que tenemos que mejorar. Lo debemos hacer y lo vamos a hacer. Es evidente que la baja participación de las mujeres no ha sido una decisión, sino una consecuencia. Al bajar el número de consejeros de 17 a 12, se redujo el consejo y da la casualidad que los mandatos que vencían eran mayoritariamente de mujeres. Era la consecuencia de hacer un consejo más operativo y más pequeño. Ha quedado un consejo equilibrado en términos de tamaño y muy poco en términos de género. Ahora tenemos que equilibrarlo en género.

Somos conscientes de que tenemos que mejorar en diversidad. Tenemos que equilibrar el consejo en género

¿Cómo cuida una empresa gasista el ESG (Medioambiente, Sostenibilidad y Gobierno Corporativo, en sus siglas en inglés) que ahora miran con lupa los inversores institucionales?

No hacemos nuestras políticas de ESG para atraer inversión. Hacemos las políticas que cree la compañía y casualmente, coinciden con esos principios. Antes de llegar yo, la compañía había avanzado con políticas de sostenibilidad. Si no fuera así no tendríamos el reconocimiento de entidades como el Dow Jones Sustainability Index o el FTSE4Good. Esta compañía está comprometida y eso es importante notarlo porque aparecen nuevos comprometidos en los últimos meses ahora que esto se ha puesto de moda. Si hoy pudiéramos hacer una compañía desde cero, haríamos otra compañía, pero la gracia de un gestor es intentar transformar la empresa desde donde viene hasta donde debe ir. Hay que poner en valor que compañías como nosotros, con 175 años de historia, estemos comprometidos con esto, frente a los new-commerce, que parten de cero y tienen mucho más fácil comprometerse. Nosotros tenemos una herencia.

Sin embargo, sí han aprovechado este interés de los inversores para emitir bonos verdes...

Sí, hemos emitido bonos verdes. Es una demostración de compromiso, pero lo es más que en 2019 redujimos un 16% nuestras emisiones de CO2 frente a 2018.

¿Van a competir en el negocio de las electrolineras?

Con el coche eléctrico, hay que ser muy realistas. Representa un porcentaje bajísimo del parque automovilístico. Hemos puesto en marcha un programa de gasineras para llevar el gas natural vehicular a muchos puntos de recarga. Esto tiene una ventaja, que el llenado del depósito se hace muy rápido y no perjudica ninguno de los elementos básicos. La electrolinera es otra película.

Con el coche eléctrico, hay que ser muy realistas. Representa un porcentaje bajísimo del parque automovilístico.

Pero las eléctricas sí están tomando posiciones en ese negocio...

Sí, bueno. Tampoco se puede pretender el 100% de nada.

¿Se sienten cómodos con los plazos que firmaron para el cierre de sus centrales nucleares?

Sí. Tenemos un pacto y por casualidades de la vida, la primera planta nuclear que va a cerrar es nuestra y la última también. Almaraz será la primera y Trillo, la última.

¿Están satisfechos con la alianza comercial con Amazon para ofrecer descuentos a los clientes?

Todos los comercializadores están haciendo actividades comerciales novedosas para buscar canales de venta inexplorados hasta ahora porque no existían. Google o Amazon son un buen prescriptor de nuestro producto, pero no somos los únicos que lo aprovechamos.

Con operaciones corporativas como la compra de INVERTIA por EL ESPAÑOL se puede crecer y se genera valor

Ya fuera de España, ¿se cerrará pronto el acuerdo con Egipto por el conflicto de Damietta?

Nuestra voluntad siempre ha sido intentar llegar a  acuerdos en todos los conflictos, tanto en Colombia, como en Egipto. Aunque tanto en uno como, la empresa es la misma, el de Egipto parece ir más rápido porque la voluntad de la empresa es llegar a un acuerdo. Somos de los que pensamos que un mal acuerdo es mejor que un buen pleito.

¿Cómo está funcionando su acuerdo con Sonatrach en Argelia?

Ese acuerdo lo negociamos en 2018. Todo ha cambiado hoy, el mundo, Argelia, nosotros… Tenemos que hacer que los contratos de suministro sean más atractivos. Con Argelia tenemos una relación buena, son accionistas nuestros. En los últimos tres años, ha habido tres presidentes distintos en Sonatrach como consecuencia del cambio político del momento. Y ahora entramos en una nueva fase porque el nuevo presidente fue nombrado hace 10 días, pero no tiene por qué cambiar nuestra relación.

El acuerdo de Argelia es de 2018. Todo ha cambiado hoy. Hay que hacer que los contratos de suministro sean más atractivos

¿En qué punto están las negociaciones con Marruecos?

Como hicimos público, estamos centrándonos en cerrar la operación de la toma conjunta con Sonatrach de control de Medgaz. En función de cómo acabe esa operación, ya gestionaremos el acuerdo con Marruecos.

Al concluir la entrevista, el presidente de Naturgy añade: 

Mi enhorabuena a EL ESPAÑOL por comprar INVERTIA. Quiero animarles. Como nosotros, a través de operaciones corporativas se puede crecer, se genera valor y se genera ilusión a los empleados y a la sociedad.